La ONU aplaude la rápida adopción de un tratado contra la pesca ilegal

Hace veinte años los pescadores tunecinos eran capaces de pescar pulpo en la costa del país norafricano, pero con el cambio climático ya no es posible.

Más de cien países han firmado ya el acuerdo internacional aprobado en 2016 con el objetivo de es prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, José Graziano da Silva, felicitó hoy a los más de 100 países que se comprometieron con la lucha contra la pesca insostenible e ilegal, al adoptar rápidamente el Acuerdo sobre medidas del Estado rector del puerto (AMERP).

El objetivo del tratado internacional mediado por la Organización es prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, entró en vigor en 2016 y en la actualidad 87 naciones son Partes de este.

Da Silva calificaba este lunes en Santiago de Chile la adopción del Acuerdo como un “logro fantástico”.

El Acuerdo pide a los buques extranjeros someterse a inspecciones en cualquier puerto de escala, en caso de considerarlo necesario los Estados donde se produzca ese paro, y que si eventualmente se detectan violaciones al reglamento se comparta la información.

El tratado sirve también para reforzar las normas previas donde se pedía a los países controlar las actividades de sus propias flotas pesqueras, y está diseñado para aumentar el costo de la pesca irregular, al dificultar la venta de los peces capturados de forma ilegal.

La Organización estima que la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada asciende hasta 26 millones de toneladas al año, o alrededor de una quinta parte de las capturas mundiales. Además, socava los esfuerzos para garantizar la pesca sostenible.

Actualmente, la FAO calcula que un tercio de las poblaciones de peces del mundo se capturan en niveles biológicamente insostenibles, tres veces más que a mediados de los años setenta.

“Una de las principales condiciones para que el Acuerdo produzca buenos resultados es tener una gran cantidad de países que eviten que los barcos desembarquen sus capturas ilegales”, dijo Graziano da Silva. “De lo contrario, si un barco no puede desembarcar en un país determinado, lo hará en un país vecino”.

Actualmente, las Partes adherentes comprenden más de la mitad de los Estados costeros del planeta.

La reunión de las partes se celebra en Santiago de Chile del 3 al 6 de junio y su trabajo “es crítico para la búsqueda común de salvaguardar los recursos marinos globales y lograr un desarrollo sostenible”. La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada pone en riesgo los medios de vida de millones de personas y distorsiona los mercados de una importante industria mundial.

La FAO aprovechó la celebración del encuentro para recordar que el próximo 5 de junio se celebra el Día Internacional de la Lucha contra la Pesca Ilegal, No Informada y No Regulada.




news.un.org

No hay comentarios