Reproceso de langostino: el SOIP ahora busca acuerdos por empresa

Ante la imposibilidad de llegar a firmar con CaIPA el gremio que encabeza Cristina Ledesma está a punto de cerrar con Iberconsa que busca sumar personal temporario. Qué tipo de producto se puede hacer en Mar del Plata y qué valores se discuten.

En los últimos días se desvaneció la posibilidad de que CaIPA y el SOIP acuerden valores de referencia para el reproceso de langostino en plantas frigoríficas de tierra en el puerto marplatense.

La cámara patronal no se movió de los precios ofrecidos hace casi un mes y el gremio los consideró insuficientes para firmar un anexo al convenio colectivo, aunque no todo fue en vano ya que un grupo de trabajadores de la ex Giorno, hoy en manos de Iberconsa, está dispuesto a hacer una prueba con la materia prima que llegará desde la Patagonia una vez que se abra la temporada.

Los valores de referencia quedaron establecidos en $ 3,11 para el kilo de langostino descabezado; pelado desde cola, $ 14 y desde entero, $ 19. Pelado y devenado, desde cola $ 27 y desde entero $ 30.

En la planta de la ex Giorno trabajan 85 personas. Algunos bajo convenio 161/75 y otros, fileteros, en el 506 del anexo Pyme. Este grupo ocupacional aceptó hacer la prueba para reprocesar langostino.

Creen que podrán hacer unos 55 kilos de descabezado por hora y alrededor de 10 kilos por hora de pelado una vez adaptados a la manipulación del recurso.

En el gremio aceptaron la postura de los fileteros. Si bien ahora están cortando un poco más de merluza, desean mantener cierta regularidad y en invierno esa posibilidad toma la forma de langostino.

En el SOIP son cautos. “Vamos a ver si es real lo de los kilos que pueden hacer los compañeros y los ingresos que plantean los empresarios”, dijo Cristina Ledesma. Esa prueba no solo la seguirá con expectativa el sindicato sino el resto de los trabajadores. Si funciona podría replicarse en otras fábricas.

Los movimientos de los obreros manipulando langostino también serán seguidos de cerca por la propia Ibercnosa. A partir de esta experiencia la empresa definirá si incorpora más personal para reprocesar el marisco. Su idea es sumar 150 trabajadores adicionales, según Mariano Pérez le adelantó al sindicato.

En el gremio están dispuestos a que esos puestos nuevos que se crean sean temporales mientras se mantenga el ingreso regular de materia prima, con los mismos valores que los efectivos bajo convenio.

Congeniar las necesidades de los trabajadores y sus pretensiones salariales con las necesidades y posibilidades de las empresas parece ser una misión difícil de lograr para el enorme abanico de fábricas que padecen la falta de merluza cuando migra la flota al sur y quedan con sus obreros en garantía.

“Acá no se pueden manejar los valores de sur porque la materia prima que llegará es totalmente diferente en cuanto a calidad”, señala Federico Angelleri, de Pesquera Veraz. Para el directivo, en Mar del Plata “solo se podrá pelar desde entero” ya que un alto porcentaje de langostino llega a la mesa de trabajo con melanosis.

“Y hoy para competir con ese producto no está simple; hay mucha oferta y llega al mismo mercado con costos muy bajos”, aseveró el industrial.

Las autoridades de la provincia de Buenos Aires vienen siguiendo de cerca las negociaciones entre la patronal y el gremio. Apuestan al langostino para sostener la actividad una vez que la flota fresquera se aleje del puerto.

No hace mucho Miguel Tezanos Pinto visitó la sede de 12 de Octubre y dialogó con Ledesma para intentar acercar posiciones. Incluso ofreció técnicos del Ministerio de Trabajo por si eran necesarios para elaborar el nuevo marco laboral atado al langostino.

El representante bonaerense en el Consejo Federal Pesquero en ese momento descartó que se complete la etapa de subsidios que resta –los obreros solo cobraron 3 meses de los 6 prometidos– y también rechazó que la Provincia pueda subsidiar parte del viaje del langostino desde los puertos patagónicos hasta Mar del Plata.


revistapuerto

No hay comentarios