Un 30 por ciento de los productos del mar pueden estar mal etiquetados

Según una revisión reciente, alrededor del 30% de los productos del mar, como el bacalao o el salmón, el mundo puede estar mal etiquetado. El análisis mostró que uno de los tres o más de estos productos ha sido probado, bajo el estado de fraude.Estas situaciones socavan la confianza de los consumidores y amenazan la reputación de las empresas de productos del mar y la sostenibilidad de los recursos pesqueros mundiales.

Es fácil distinguir a un pato de un pollo, pero es mucho más desafiante que desde el eglefino hasta el arenque, desde el abulón hasta las almejas, o una gran variedad de mariscos pueden venir de muchas formas, sin una etiqueta correcta. Y, como uno de los productos alimenticios más comercializados en el mundo, las cadenas de suministro de productos del mar son complejas.

En conjunto, estos factores producen una vulnerabilidad intrínseca al potencial de fraude alimentario.El motivo del etiquetado incorrecto suele ser financiero: las empresas que buscan ganar más dinero. Por ejemplo, un restaurante en Europa fue descubierto que ofrecía el bagre más caro que el bacalao silvestre más caro.

Esta identificación errónea conlleva que una especie pueda ser confundida según el punto de captura, o en base a la confusión de nombres comunes de especies a lo largo de la cadena de suministro, o en base a una variación regional de nombres o el uso de nombres de captura diferentes.

Esto hace que los productos del mar podrían haber sido capturados ilegalmente. En segundo lugar, es posible que las especies en peligro de extinción se vendieran a consumidores confiados en la legalidad de las capturas. Un incidente en el Reino Unido se puso al frente del problema: las pruebas de ADN mostraron que las tiendas de pescado estaban vendiendo tiburones en peligro de extinción.

Una forma de prevenir el fraude y el etiquetado incorrecto de los productos del mar es utilizar sistemas que certifiquen de dónde proviene el producto.

En base a algunas investigaciones encontramos que solo 13 de los 1402 productos marinos certificados estaban etiquetados incorrectamente, lo que representa menos del 1%.

En comparación con una tasa promedio de errores de etiquetado del 30%, nuestros resultados sugieren que la combinación de pruebas de ADN regulares con respaldos documentales en toda la cadena de suministro.

Algunas certificadoras incluye un sistema de trazabilidad de cadena de custodia, diseñado para evitar la sustitución de productos y el fraude. Esto requiere que todos los operadores de la cadena de suministro de productos del mar implementen un sistema que pueda certificar que los productos se puedan rastrear e identificar correctamente en cada paso. El sistema está verificado por auditores independientes.

Para identificar las especies en un producto, se toma una muestra de ADN y se consulta en una base de datos global, el Sistema de Datos de Código de Barras de Vida, que contiene secuencias de cientos de especies. Esta ha sido una herramienta e exitosa en la identificación de mariscos mal etiquetados, incluyendo algunos favoritos firmes, como el sushi.

Los resultados se mostraron solo 13 incorrectamente etiquetados, representando menos del 1%. Para estos productos mal etiquetados, cada paso en la cadena de suministro. Los rastreos revelaron que solo dos de las muestras podían confirmarse como sustituciones intencionales con especies de origen no certificadas. Las empresas involucradas tuvieron sus certificados de cadena de custodia suspendidos.

Aunque el sistema funciona, su impacto es que la solución global al fraude es limitada porque el sistema es voluntario. Las empresas tienen que elegir si desean seguir los procesos y ser certificadas. Y así, en última instancia, depende de que los consumidores elijan productos porque están certificados y crean incentivos de mercado.

No obstante ocurre que los consumidores están empezando a exigir la certificación. En una encuesta global de 25 000 consumidores en 22 países, más del 70% de la demanda de verificación independiente de reclamaciones de sostenibilidad en los supermercados. Este es un fuerte incentivo para que las empresas utilicen sistemas de trazabilidad y tengan productos certificados en la tienda, en mostradores de pescado fresco y en los menús de los restaurantes.

Con los sistemas correctos en su lugar, el fraude de productos pesqueros se puede prevenir. Los consumidores pueden crear un cambio exigiendo un proceso sostenible y rastreable


No hay comentarios