El langostino demanda un monitoreo exhaustivo de los rendimientos, según insiste el Inidep

La campaña de investigación realizada en marzo ratificó un descenso porcentual de ejemplares adultos y el incremento de individuos en proceso de reclutamiento.

El crucero de investigación realizado sobre el langostino desde el buque “Bogavante Segundo” entre el pasado 12 y 25 de marzo en el Golfo San Jorge y litoral norte de Chubut de alguna manera ratificó “la foto” que los científicos del Inidep venían observando.

“Durante su transcurso se observó una baja significativa en la biomasa de langostino disponible para su cosecha por pesca con respecto a las campañas realizadas en marzo de 2017 y 2018”, exponen en el Informe Técnico Oficial 20/19, al que accedió Pescare.com.ar.

El trabajo, preparado por Juan de la Garza y Paula Moriondo Danovaro, aclara que la abundancia del marisco expresada en número de individuos por área es parecida a las obtenidas en anteriores campañas, pero que están conformadas por ejemplares de tallas pequeñas en proceso de reclutamiento (largo de caparazón menor a 30 centímetros).

“La mayor presencia de individuos de langostino en proceso de reclutamiento podría ser consecuencia del desplazamiento temporal del período reproductivo que se ha observado en los últimos años”, lanzan como hipótesis.

Otro indicio del retraso reproductivo fueron las concentraciones del recurso localizadas en proceso de reproducción en el norte del Golfo San Jorge. Estas concentraciones, entienden, son similares a las encontradas normalmente durante el pico histórico reproductivo, que se daba principalmente en diciembre y enero.

Es en este marco, es que los especialistas advierten que como resultado se produce un retraso en el reclutamiento a la pesca, el cual sin un buen manejo de apertura/cierre de áreas podría provocar sobrepesca del reclutamiento.

“El descenso porcentual de los ejemplares adultos y el incremento de los individuos en proceso de reclutamiento conlleva la necesidad de monitorear los rendimientos de las operaciones de pesca y las tallas de los individuos de manera exhaustiva a fin de poder tener indicadores de alerta temprana”, proponen.

De esa manera, se espera poder contar con la información que permita asesorar a la Autoridad de Aplicación en el manejo precautorio con el objetivo de evaluar la sobrepesca del crecimiento la del reclutamiento.

En tanto, como consecuencia de estas situaciones podría esperarse una menor biomasa disponible en términos de volumen para su captura al comienzo de la temporada en aguas nacionales, al sur del paralelo 43°, cuya fecha de apertura comienza a discutirse.

Paralelo 41°

Paralelamente y mediante la tarea de observadores, desde el instituto están siguiendo de cerca la actividad pesquera que se está desplegando desde finales de febrero sobre el paralelo 41°, con una producción global que hasta el pasado 3 de abril había superado las 7 mil toneladas.

Actualmente se encuentran operando unos 61 barcos, número de unidades que creció en un 74 por ciento respecto al año pasado. Este aumento del esfuerzo hace que se esté analizando alguna posible implicancia negativa sobre el potencial reproductivo de la especie.

De cualquier manera, la afectación o no de reproductores se intentará corroborar con la campaña de evaluación de pre reclutas que el Inidep tiene previsto realizar desde el buque “Víctor Angelescu” durante el invierno.


pescare

No hay comentarios