Barco chino bajó otro cuerpo sin vida de un tripulante en Montevideo

Es el cuarto que se descarga en esa terminal portuaria en tres meses. La noticia fue confirmada oficialmente por la Administración Nacional de Puertos.

La Administración Nacional de Puertos de Uruguay autorizó ayer el atraco del barco chino Lu Qing Yuan Yu 279 para que realizara el desembarco de un tripulante fallecido. Se trata del cuarto muerto que llega al Puerto de Montevideo en lo que va del año. Estos casos se suman a los 52 muertos desembarcados en esa terminal entre 2013 y 2018.

El barco Qing Yuan Yu 279 construido en 2018 es propiedad de la armadora Qing Dao y opera en aguas del Atlántico Sur. Por el momento se desconocen los motivos del deceso del tripulante que ayer bajaron en el muelle. Las imágenes de barcos que descargan precarios cajones de madera con tripulantes se repiten en el Puerto de Montevideo sin que nadie dé una explicación.

Los primeros datos indican que el Qing Yuan Yu 279 no emitiría señales de monitoreo satelital AIS desde diciembre de 2018. La falta de emisión de señales está catalogada por los organismos internacionales como uno de los indicadores de Pesca Ilegal No Declarada No Reglamentada. La violación de los derechos humanos en altamar en ocasión de Pesca INDNR ha sido denunciada por agrupaciones no gubernamentales y por la propia FAO.

De hecho, la FAO y el Vaticano el año pasado denunciaron de forma conjunta “la esclavitud de la era moderna en alta mar”, señalando que la pesca “tiene un lado oscuro” que se refleja en “numerosos problemas relacionados con los derechos humanos, como la pesca pirata, los conflictos por los caladeros, el trabajo infantil y forzado, y el tráfico de personas”.

Por otra parte desde la FAO han señalado que “la pesca INDNR se aprovecha de la corrupción en las administraciones y explota las deficiencias de los regímenes de ordenación, especialmente de los países en desarrollo que carecen de la capacidad y los recursos necesarios para aplicar iniciativas de seguimiento, control y vigilancia (SCV) eficaces”.

De comprobarse que el barco mantuvo apagado su sistema AIS la situación para el armador debiera complicarse, sobre todo porque el país que le permitió atracar es Puerto Rector de la FAO asociado en la lucha contra la pesca INDNR.

La Fundación Ocenaosanos, al tomar conocimiento de este nuevo hecho, solicitó a las autoridades competentes “los detalles de las causas del fallecimiento de estas cuatro personas, el resultado de las autopsias, y que se abra una investigación sobre las condiciones de vida a bordo y los abusos a los derechos humanos en las embarcaciones pesqueras extranjeras a las que les presta servicios el Puerto de Montevideo, ya que nuestro país no puede ser cómplice de estos delitos de lesa humanidad”.

Finalmente reiteraron, como ya lo habían hecho en el informe que puso en conocimiento la existencia del desembarque en Montevideo de tres tripulantes de la flota extranjera fallecidos entre el 23 de enero y el 11 de marzo, que les “preocupan las implicancias que un puerto chino puede tener para nuestro país, teniendo en cuenta este contexto”.
Los barcos que descargaron tripulantes muertos en 2019

La semana pasada la ONG Oceanosanos publicó un informe sobre la continuidad del arribo de tripulantes muertos en el Puerto de Montevideo, dando cuenta de que dos de los tres barcos identificados ya habían registrado idénticas situaciones en 2017. Ahora se suma un cuarto muerto.

El 23 de enero de 2019 el pesquero chino Yun Mao Nº 168 solicitó autorización de arribo a la ANP para “descarga de pescado congelado, carga de pertrechos, carga de combustible, trae lamentablemente un fallecido” se indica textualmente. En 2017 ya había bajado un tripulante muerto en el Puerto de Montevideo.

El 6 de febrero de 2019 el pesquero chino Ou Ya 17 ingresó al “Puerto de Montevideo ya que tiene un tripulante fallecido” publicó la APN. El fallecido fue identificado como Zais y la causa de su muerte habría sido un edema pulmonar agudo. Según pudo saber Oceanosanos la “Embajada de Indonesia tuvo que intervenir para que el cuerpo sea enviado con sus familiares a su país, evitando que la Agencia que administra la tripulación lo enviara a cremar en Uruguay”.

El 11 de marzo barco taiwanés Fu Chian, solicitó a la ANP “muro de banda, para bajar lamentablemente un fallecido”. No era la primera vez que lo hacía: en 2017 había dejado en puerto a un tripulante muerto de 25 años. Nunca se conocieron los resultados de la autopsia.

El 3 de abril a las 13 se sumó el Qing Yuan Yu 279, que dejó en el Puerto de Montevideo el cuarto tripulante muerto de la flota extranjera en lo que va de 2019.


revistapuerto

No hay comentarios