Pesca excesiva y las repercusiones del cambio climático se manifiestan más en el Mediterráneo y en el Mar Negro

Uno de los efectos más documentados de este calentamiento se refiere a la migración de especies a los polos: se refleja en una disminución de la biodiversidad marina en la zona intertropical. Pero muchos otros factores afectan a las comunidades de especies, como su explotación no sostenible mediante la pesca, por ejemplo. La sobreexplotación es responsable de los impactos negativos en las poblaciones de peces, cuya disminución en la abundancia de recursos puede tener un impacto negativo en las aves marinas, como lo demuestran varios estudios (en 2011 y 2018, por ejemplo). En donde más se manifiestan los problemas de la pesca exceisiva y el cambio climático según una serie de artículos del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD). Este Instituto tiene sede en Marsella.

Yunne Shin
Investigador en Ecología Marina, Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD), de Marsella.

La sobreexplotación es responsable de los impactos negativos en las poblaciones de peces, cuya disminución en la abundancia de recursos puede tener un impacto negativo en las aves marinas, como lo demuestran varios estudios (en 2011 y 2018, por ejemplo).Con motivo del 75 aniversario del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD), se han publicado una serie de artículos sobre cómo la investigación puede contribuir a un desarrollo tan sostenible como sea posible. Este artículo fue publicado conjuntamente con la Fundación para la Investigación de la Biodiversidad.

A medida que aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero y las temperaturas del océano aumentan juntas, esde el plancton hasta las aves y los peces, estos fenómenos modificas significativamente todos los componentes de los ecosistemas marinos.

Uno de los efectos más documentados de este calentamiento se refiere a la migración de especies a los polos: se refleja en una disminución de la biodiversidad marina en la zona intertropical. Pero muchos otros factores afectan a las comunidades de especies, como su explotación no sostenible mediante la pesca, por ejemplo.

La sobreexplotación es responsable de los impactos negativos en las poblaciones de peces, cuya disminución en la abundancia de recursos puede tener un impacto negativo en las aves marinas, como lo demuestran varios estudios (en 2011 y 2018, por ejemplo).

Una proporción cada vez mayor de poblaciones de peces (un tercio de las poblaciones que pescaron en 2015) está sobreexplotada, mientras que el 60% se explota hasta su producción máxima, según los datos más recientes de la FAO; Solo el 7% de las poblaciones están poco explotadas.

El océano sigue siendo una fuente esencial de suministro de proteínas para millones de personas en todo el mundo, particularmente en países en desarrollo y pequeños estados insulares. Durante las últimas seis décadas, el consumo mundial de pescado ha crecido más rápido que el crecimiento de la población humana, y más rápido que el consumo de carne.

Según las proyecciones de la FAO y la OCDE, la presión de la demanda de pescado solo aumentará en 2030. Por lo tanto, es fundamental lograr un manejo sostenible de la pesca, en particular porque Los impactos negativos del cambio climático hacen que la tarea sea aún más compleja: algunos modelos predicen una disminución en la biomasa de peces de hasta un 25% para finales de siglo, en caso de que aumenten las emisiones de gases de efecto invernadero .

Para estimar los impactos del cambio climático combinados con los de las prácticas de pesca actuales, un equipo de científicos del cual soy miembro estudió nueve ecosistemas marinos a escala global, para los cuales se podría desarrollar un modelo avanzado a alta resolución.

Nuestro equipo usó estos modelos para cada ecosistema y los usó como laboratorios virtuales de experimentación para probar los impactos de diferentes escenarios combinados de cambio climático y pesca.

El propósito de este estudio es proporcionar información científica sobre la toma de decisiones para adaptar las políticas de gestión de la pesca al cambio climático.

Esta investigación pionera permite estudiar fenómenos que son extremadamente difíciles de anticipar: debido a los múltiples efectos en cascada y las posibles respuestas entre especies del mismo ecosistema, los efectos combinados del clima y la pesca son a primera vista inciertos.

Por ejemplo, si el cambio climático reduce la abundancia de pequeños “peces secundarios” que alimentan a los depredadores, y estos depredadores son a su vez objetivos de la pesca, ¿cómo se verán afectadas las diferentes poblaciones?

Las interacciones entre especies pueden, según el caso, amplificar los efectos negativos de la pesca y el clima, mitigarlos o, por el contrario, producir efectos antagónicos, creando verdaderas “sorpresas ecológicas”. El colapso de la población de sardinas frente a Namibia y su reemplazo por medusas y gobios es un ejemplo caso por caso.

Europa Azul

No hay comentarios