Ledesma: “Todos los empresarios me dicen que tendrían que achicarse”

Cristina Ledesma analiza la realidad de los trabajadores del pescado en Mar del Plata luego de cerrar la paritaria y la negociación abierta por el valor del langostino. Se perdieron casi 2 mil puestos registrados en los últimos 9 años.

Cristina Ledesma pide un café doble, apenas cortado y avisa que tiene poco tiempo. Viene de cerrar la paritaria con CaIPA y la espera el representante de la Fundación Pupi para avanzar en el proyecto del centro recreativo. La charla arranca por ahí.

“Eso viene bien, un poco atrasado pero es lógico en los tiempos que vivimos. Vamos a definir qué obras se pueden incluir en esta primera etapa además de las canchas de fútbol. De acá a 6 meses terminaríamos esa primera parte. Ya comenzamos con el movimiento de tierra para nivelar el terreno. Las empresas colaboran y nosotros tratamos de buscar nuevos apoyos”.

RP: ¿Estás conforme con el acuerdo alcanzado con la patronal?

CL: Estaría contenta si la gente tuviese más trabajo, si hubiese más pescado que cortar, que no haya tantos compañeros en garantía horaria o cobrando garantizado, o apenas por arriba de esa garantía que de todas formas no le alcanza a nadie. Rescato la madurez de los empresarios para comprender que era necesario acordar rápido, no como el año pasado que tuvimos muchas idas y vueltas, para tratar por lo menos de conservar el poder adquisitivo.

RP: ¿Con el langostino están muy lejos?

CL- Sí, un poco. Los valores iniciales que ellos presentaron están lejos de lo que nosotros presentamos. Si le sumamos el aumento no estamos tan lejos pero será cuestión de seguir charlando. La idea es establecer un convenio exclusivo para la especie porque hay un par de empresas interesadas en reprocesar langostino en tierra. Ellos (CaIPA) dicen de aplicarlo para puestos nuevos pero nosotros pensamos que puede ajustarse a puestos ya creados y efectivos en el Convenio 75 y el Anexo Pyme. Acá ya hubo empresas que trabajaron langostino y hubo acuerdos de precios individuales. Pesquera Veraz es una de ellas y acordó un valor muy por encima de los que presento la Cámara. Trabajar dos veces por semana no es trabajo y no es cuestión de que la gente no quiere trabajar… Los fileteros tienen acordado ciertos valores, si produce langostino, por más que no sea lo mismo, filetear y descabezar, el trabajador quiere un número parecido. La cámara insiste en que el acuerdo sería para los que no tienen trabajo. ¿Y qué hacemos con los que viven del garantizado?

RP: ¿Cómo esperás que sea el año?

CL: Esperamos que sea mejor que el año pasado. Vamos a tener una reunión con la gobernadora para plantear la falta de trabajo y la grave situación social que atraviesan los trabajadores del pescado. Es indignante que tengamos que repartir comida todos los meses para intentar sostener situaciones que son muy complicadas. Suba de alquileres, tarifas, transporte, todo sube y el trabajo baja… el panorama es para llorar.

RP: ¿Ves algún cambio que te permita ser optimista?

CL: No veo ninguno sino todo lo contrario, cada vez se complica más. Ya el año pasado les dijimos a todas las autoridades con las que nos reunimos que el puerto no soporta otro año más así, con tanta caída de la actividad.

RP: Pero la misma autoridad a la que le van a pedir subsidios es la que tiene a su representante en el CFP que vota todos los años a favor de la devolución de cuota que les permite no ser sancionados si no la pescan.

CL: Sí, es así, pero no podemos hacer nada. Hacen lo que quieren. Yo soy optimista con la posibilidad de mejorar el movimiento con el langostino. En realidad parece ser la única posibilidad porque no hay pescado. Falta materia prima porque cada vez son menos los barcos, o los que hay están rotos… No podemos inventar el trabajo. Estamos avanzando con lo del langostino, Iberconsa es una de las más interesadas y hay otras dos que nos dijeron, pero no sabemos cuáles son. Si no hay un acuerdo marco el langostino vendrá en cuentagotas. Algunos compañeros se quejan porque el valor es un poco menor al que cobraron el año pasado, pero solo trabajaron dos días y se lo pagaron en negro… A veces me enojo con los delegados… no se dan cuenta que tenemos que conseguir una continuidad… que es preferible cobrar 5 todos los días durante varios meses que 10 solo dos veces.

RP: ¿Cuántos puestos de trabajo se han perdido en los últimos años?

CL: Es difícil decir un número exacto pero yo tomo de base los padrones de las últimas elecciones. Eran 4500 afiliados en 2010. Ya en el 2014 bajó a 3400 y hoy tenemos un padrón de 2550 trabajadores. Muchos se han jubilado, varios llegaron a un arreglo y otros siguen en el sistema informal; pero ahí también la actividad se redujo por el mismo problema de la falta de pescado.

RP: ¿Alguien en la industria trabaja todos los días 8 horas?

CL- No, casi nadie. Tenemos a Congelados Ártico que trabaja todos los días pero hace hamburguesas y cuando no hay de pescado hace de pollo y verdura. Trabajan un poco más Ardhapez, Pesquera Veraz, son muy pocas. El envase trabaja con más continuidad que los fileteros… no entra merluza, ahora está lejos… el pescado falta. Todos los empresarios con los que hablo me dicen que tendrían que achicarse.

RP: ¿Creés que todo pasa por la falta de materia prima, que si hubiese otras condiciones laborales como reclaman las empresas, la situación podría cambiar?

CL: Si no hay trabajo no hay chances de nada. La Campagnola se desvinculó de todos los temporarios… Tenía 150 y hoy no tiene a nadie y hace dos meses que está con garantía horaria. Eso no ocurrió jamás. Te dicen que tienen stock de mercadería, que no hay demanda. Hace 3 años que no se crea un puesto de trabajo sino todo lo contrario… estamos atajando penales para que no siga habiendo gente en la calle. Vemos que hay muchos compañeros que se cansan del garantizado y arreglan por unas monedas y luego los ves deambular buscando changas…

RP: Pero pese a que cada año es peor al anterior, la situación nunca termina de desbordarse, es como una agonía interminable…

CL: En el pescado se sigue ganando bien en comparación con otros sectores. Un filetero que hace una changa puede llevarse entre 2 y 3 mil pesos en el día. En algunos lugares están pagando 10 pesos el kilo y hay muchachos que hace 300 kilos si hay pescado. Ni en la construcción ni cortando pasto o en la gastronomía tenés esa posibilidad. El otro día vi lo que ganaban las trabajadoras de Textilana… trabajando, 14 mil pesos por mes; un peón en la construcción, 8 horas por día, no sé si llega a los 15 mil pesos. Claro que cada vez son más los que hacen changas y hay menos pescado pero eso los mantiene ligados al oficio.


revistapuerto

No hay comentarios