Denuncian que las playas de Península Valdés son un cementerio de plásticos

Es el refugio natural de la Ballena Franca Austral y una atracción para miles de turistas. Afirman que empresas pesqueras arrojan residuos en la zona.

Pese a ser declarada Patrimonio Natural Mundial por la UNESCO, las playas de Península Valdés, en Chubut, están sufriendo contaminación. Un vecino sacó fotos en las que se ve a la zona de Punta Delgada con varios cajones y baldes de plástico que se utilizan en la industria pesquera.

Así, a la postal de una de las playas paradisíacas de Argentina, se la muestra en estado de abandono, con animales muertos, rodeados por cajones y tachos con antioxidante que se emplean para el procesamiento del langostino. Y en algunos casos con la identificación de las empresas que los desecharon.

Las fotos, que se viralizaron en redes sociales son de la cuenta de Christian Fernandes en Facebook. Entre los comentarios, varios piden una pronta intervención del Ministerio de Ambiente de provincia, ya que se cometió una grave infracción a las leyes que penan los hechos de contaminación, con el agravante que se produce en playas vírgenes.

"Hay cientos de cajones que se rompen, lo que genera trozos más pequeños que son ingeridos por muchas especies (tortugas, aves y peces) lo que finalmente termina por causarles la muerte. Los cajones son el indicador de que se arroja basura de pesca al mar, que contiene redes, líneas, sunchos, que también terminan en el cuerpo de los animales", advierte Claudio Campagna, médico y biólogo, UBA y profesor de la Universidad de California.

Intentando dar alguna respuesta, el 4 de marzo, vecinos y dueños de los campos lindantes a Punta Delgada, y representantes de distintas áreas del gobierno decidieron llevar adelante distintas acciones.

Uno de los inconvenientes es que los barcos, con la idea de alcanzar una súper producción pesquera, parten con más cajones de los permitidos, según sostienen vecinos del lugar. Muchas veces este excedente, sea por oscilación de la nave o del oleaje, terminan por perder algunos cajones, que desembocan en las playas.

Desde hace un tiempo, el Foro para la Conservación del Mar Patagónico impulsa un proyecto para buscar soluciones al impacto de los desechos de la pesca en la vida silvestre marina y lugares costeros en Península Valdés en la Provincia de Chubut.

"El objetivo del proyecto es eliminar los desechos de la pesca en un área de prueba, crear conciencia en las compañías pesqueras sobre el impacto de los artes de pesca abandonados y desechos de plástico en las especies. Pero también colaborar con el gobierno en hacer cumplir la Ley, promover políticas para regular el uso de plásticos en las principales ciudades cercanas y proporcionar soluciones mediante una combinación de políticas y conciencia pública", describe Diego Taboada, Presidente del Instituto de conservación de Ballenas, miembros del Foro para la Conservación del Mar Patagónico y áreas de Influencia y de la iniciativa “Mar Limpio”.

Las ciudades cercanas de Puerto Madryn, Trelew y Rawson tienen una población combinada de 230.000 personas, y dos de los puertos pesqueros más importantes del país. Cerca de 300 mil personas visitan Península Valdés Área Natural Protegida, atraída por su fauna marina y la impresionante belleza de la playas. A pesar de esta relevancia, sus costas acumulan basura en grandes cantidades, en su mayoría se originen en la pesca. Además del impacto visual de desechos plásticos, redes y líneas de pesca enredar ballenas, elefantes marinos y focas.

El Comité de Patrimonio Natural Mundial de la UNESCO otorgó la calificación a Península Valdés el 4 de diciembre de 1999. Las aguas que rodean la Península Valdés son las más profundas aguas marinas en América del Sur. Es un sitio de alta importancia mundial para la conservación de los mamíferos marinos. Se ha galardonado como Patrimonio de la Humanidad porque es un hábitat natural importante y significativo para la conservación in-situ de varias especies amenazadas, específicamente de la cría de las ballenas francas del sur, una especie en peligro de extinción.

Clarín

No hay comentarios