El Oyang 77 tenía redes de pesca no habilitadas

Autoridades de Pesca Nación, del Servicio Nacional de Sanidad Agroalimentaria y de Prefectura continúan con la inspección del buque de bandera surcorerana que fue capturado hace siete días mientras pescaba dentro de las 200 millas de la zona económica exclusiva argentina. Ayer se confirmó que las redes de pesca de esta embarcación violaban las medidas reglamentarias. Los orificios de esas redes tienen una medida inferior a los 120 milímetros, lo que le permite capturar ilegalmente ejemplares juveniles como merluza, atentando así contra la población futura de esas especies. Ayer inspeccionaron la bodega de enfriamiento.

El Oyang 77, el pesquero surcoreano que fue capturado el jueves pasado por la Prefectura Naval mientras pescaba dentro de la zona exclusiva argentina, tenía redes con orificios más pequeños que los permitidos, por lo que las autoridades de Pesca Nación continúan sumándole infracciones.

Según informaron fuentes consultadas por El Patagónico, el buque surcoreano llevaba varias artes de pesca que fueron examinadas el martes por las autoridades de Pesca de Nación, SENASA y Prefectura Naval Argentina y se detectó la irregularidad de que los orificios medían mucho menos que los 120 milímetros permitidos.

Tener las redes con orificios más pequeños a los reglamentarios, permite que se capturen peces más pequeños. Ello atenta contra la fauna marina impactando de sobremanera en la reproducción y en la cantidad de población juvenil que no se alcanza a desarrollar.

De ese modo, los inspectores de Pesca Nación continúan realizando informes con las infracciones y una vez que se inspecciones las bodegas del barco, el procedimiento culminará en sanciones que pueden derivar en multas económicas millonarias y hasta incluso les podría caber el secuestro de las redes de pesca, lo que le ocasionará grandes pérdidas a la compañía pesquera del Oyang.

El capitán del Oyang 77, declaró ante la autoridad de aplicación que transportaba 127 toneladas de peces capturados, pero ayer los inspectores bajaron a la bodega -con más de 40 grados bajo cero- para determinar la veracidad de la declaración, ya que ante el tamaño de la embarcación presumen que puede haber mayor cantidad de producto.

Mientras tanto, el Consulado de Corea del Sur informó que se han puesto en contacto con autoridades del Puerto de Comodoro y con Prefectura Naval, ya que la compañía tiene intenciones de abonar las multas que se le impongan por la infracción a la Ley de Pesca y continuar viaje hacia si puerto habitual que es Montevideo, Uruguay.

Las multas en este caso oscilarían los 10 millones de pesos, aunque hay que sumarle el valor de la carga inspeccionada.

Por otro lado, desde el Juzgado Federal de Comodoro Rivadavia y desde la Administración del Puerto descartaron que se hayan realizado denuncias por explotación laboral o sexual en la embarcación, tal como había trascendido en varios medios periodísticos.

El Patagónico


No hay comentarios