Mantené las playas libres de plástico


Un especialista de Mundo Marino advierte sobre el daño que causan en la fauna, en general, y en las tortugas marinas, en particular, las bolsas de plástico y otros desechos que los veraneantes dejan en la playa y que después, por fuerza de las olas, terminan mar adentro. En el estómago de los animales suelen aparecer bolsas de plástico, corchos, telgopor y hasta papel.

Ensuciar la playa sería lo de menos. Esa bolsita de los churros o del helado que te comiste y que quedó enterrada en la arena con suerte tarde 150 años en degradarse, aunque en general es mucho más. La cuestión es que mientras vuelves a casa luego de tus vacaciones en la costa bonaerense aquella bolsita olvidada sigue contaminando el Atlántico.

Las olas arañaron la playa y se llevaron tu bolsita mar adentro donde vive una increíble fauna que quizás no conozcas. Sergio Morón, biólogo y jefe del departamento de Educación Ambiental de la fundación Mundo Marino, en San Clemente del Tuyú, trabaja hace 26 años para promover una mayor conciencia ambiental, cada vez más necesaria frente a la actual degradación de los ecosistemas. Un solo dato nos sirve para darnos cuenta de la magnitud del problema: “el 97% de las tortugas marinas que rescatamos de las playas tiene plástico en su estómago”.

En una conversación con LA GACETA, el biólogo dice que a pesar de las campañas de concientización, cada vez más hay más basura en las playas, que está afectando la vida de la fauna marina, entre los que se encuentran anfibios y mamíferos, sobre todo delfines, orcas y ballenas. Esta situación, agravada por la escasez de alimento, hace que los animales se traguen gran cantidad de plástico que lleva a que los equipos de rescate de Mundo Marino se vean obligados a realizar lavaje de estómago para poder recuperarlos. “Los animales que presentan mayor problemática son las tortugas, que se alimentan de aguas vivas o medusas. Cuando ven flotando una bolsa de plástico transparente se confunden por su parecido y se la tragan.

El problema es que después algunas no pueden volver a sumergirse porque flotan”, cuenta con preocupación el experto. “En la costa argentina aparecen tres tipos de tortugas: la verde, la cabezona y la laúd. No es común que ellas estén en la playa por eso la gente no las ve, pero están, en mar adentro, alimentándose”, explica.

“En general los animales que rescatamos regurgitan bandas elásticas, telgopor, corchos, papel y restos de bolsas plásticas”, dice Morón. El equipo rescatista encontró pingüinos magallánicos y cetáceos con precintos en el estómago, “y hasta un delfín calderón con un pedazo de sachet de leche en el que todavía se podían leer las letras de la etiqueta, era del Uruguay”, cuenta Morón. “Este año rescatamos un lobo marino de Dos Pelos Sudamericano que vomitó una bolsa de plástico”, agrega. Todos los animales son curados y soltados de nuevo al mar. El equipo suele encontrar también animales enredados en redes “fantasma” que son las que se les escapan a los pescadores y que siguen pescando al infinito, provocando gran daño a la fauna. También se han rescatado aves que llegan a la playa malheridas porque se han tragado un anzuelo.

“El 82% de la basura que hay en la playa es plástico y está en la capa superior de la arena. Si escarbamos y hacemos pozos encontraremos el doble o el triple de basura que luego va al mar”, explica el biólogo. El problema se agrava ante la carencia de alimento, que se refleja en la constatación por parte del centro de rescate del aumento de animales desnutridos (lobos marinos sobre todo) en las costas bonaerenses.

En 2017, en 1,2 millones de metros cuadrados de playas censadas fueron recolectados casi 40.000 residuos no orgánicos de los cuales el 82% correspondió a plásticos, afirma Morón. La edición de este año del censo arrojó el mismo resultado. Las causas de la escasez de alimento en el océano son varias: el cambio climático, que altera la temperatura del agua y modifica las rutas de los peces, y la pesca ilegal. Los animales tienen que nadar mucho más lejos de la costa argentina para poder alimentarse.

La Fundación Mundo Marino ha atendido a más de 8.600 animales marinos heridos o enfermos. El Centro de Rescate recorre anualmente unos 11.000 km de playa para asistir a la fauna que requiera atención veterinaria.

Luego de pasar un proceso de rehabilitación, son reinsertados a su hábitat. Por último, la Fundación realizará por cuarto año consecutivo la campaña “Playas limpias” , la cual consiste en distribuir gratuitamente bolsas de papel biodegradable en distintas localidades del Partido de la Costa para que los turistas se lleven la basura que generan de las playas.

Además, mediante juegos inculcarán a los chicos el cuidado del medio ambiente, el hábito de tirar la basura en los cestos y el amor por los animales del mar. Además, si traés a Tucumán la costumbre de no tirar desperdicios en la calle, también la “fauna” tucumana te lo agradecerá.


La Gaceta

No hay comentarios