Se publicaron los pliegos para las exploraciones offshore en zonas de interés pesquero

La Secretaría de Energía publicó ayer en el Boletín Oficial las bases y condiciones de la convocatoria pública internacional para la adjudicación de permisos de exploración offshore en el Mar Argentino. Se trata de tres grandes áreas que ya habían sido delimitadas por el Decreto 872 en las tiene intereses la actividad pesquera.

Tal como adelantamos en REVISTA PUERTO se realizará exploración y explotación offshore en el Mar Argentino, habiendo quedado establecido el 2 de octubre, mediante el Decreto 872, el marco regulatorio para el llamado a licitación, el cual quedó plasmado ayer en el Boletín Oficial a través de la Resolución 65 de la Secretaría de Energía. Se adjudicarán permisos para explorar 38 subáreas en tres cuencas donde existe presencia de recursos pesqueros de interés comercial. Ni el Decreto, ni la Resolución 167 de la Secretaría de Energía y la recientemente publicada establecieron protocolos para la realización de estudios de impacto ambiental, aunque sí existe la obligación de realizarlos. La cartera de Energía junto con la Subsecretaría de Pesca ha trabajado en un mapeo de las áreas con presencia de especies pesqueras de interés comercial, pero aún no se ha dado a conocer el documento; su utilización para prevenir graves efectos no deseados será fundamental. En las normas recientemente publicadas se establece que los operadores deberán hacerse cargo de los pasivos ambientales (Ver Exploración offshore en el Mar Argentino).

Mediante la Resolución 65 de la Secretaría de Energía se establecieron las bases y condiciones para seleccionar a las empresas que tendrán a su cargo la exploración y eventual explotación y desarrollo de hidrocarburos en áreas de costa afuera (offshore) de la Plataforma Continental Argentina. Los interesados deberán abonar 50.000 dólares para acceder a la Base de Datos Digitales de las Áreas sujetas a exploración hasta 30 días antes de la apertura de las ofertas, que será el 14 de febrero de 2019.

Se establecieron cuatro categorías de operadores según el patrimonio neto de su último ejercicio fiscal y el promedio de las inversiones de capital en los tres últimos ejercicios fiscales, como así también su nivel de producción en barriles de petróleo por día durante los últimos tres años.

La apertura de sobres se realizará el 14 de marzo y los operadores estarán habilitados para realizar exploraciones símicas 2D y 3D. La publicación de la resolución de adjudicación de áreas será el 15 de abril y la publicación de las resoluciones de otorgamiento de permisos será el 15 de julio de 2019.

En la Resolución 167 que estableció el reglamento para la exploración y explotación offshore se especificó que existe la obligación de realizar estudios de impacto ambiental pero no se determinaron protocolos para la ejecución ni las características que deben reunir las instituciones que las realicen. Esto tampoco está establecido en esta Resolución 65.

Respecto del medio ambiente se estableció que los permisionarios y concesionarios desarrollarán las actividades en forma compatible con la conservación y protección del medio ambiente y de cualquier otro recurso, para lo cual estarán obligados a emplear las mejores técnicas disponibles para prevenir y mitigar los impactos ambientales negativos.

A la vez, deberán efectuar un uso racional de los recursos naturales y deberán tener implementado un Sistema de Gestión Ambiental diseñado de acuerdo a modelos internacionales, en los que se incluya una evaluación y gestión del riesgo, debiendo dar cumplimiento a las normas y guías a ser emitidas por la Autoridad de Aplicación que tendrán correlato con las buenas prácticas ambientales de aplicación internacional.

Se estableció que los permisionarios “serán responsables por los pasivos ambientales que se generen como consecuencia de las operaciones petroleras bajo su responsabilidad y asumirán los costos de las acciones de remediación requeridas para eliminarlos”.

En una primera etapa se otorgarán permisos de hasta cuatro años duración para explorar, sin obligación de hacer perforaciones. Luego, de ser necesario, se abrirá una extensión de otros cuatro años, pero con compromisos de perforación para producir hidrocarburos. La licitación se abrió para tres cuencas: Argentina Norte; Marina Austral y Malvinas Oeste.

La Cuenca Argentina Norte se ubica frente a las costas de la provincia de Buenos Aires y hasta el norte de Río Negro, en aguas profundas (entre 500 y 1500 metros) y ultraprofundas (más de 1500 metros), donde serán licitadas 14 subáreas en un área de 100.000 kilómetros cuadrados.

En la Cuenca Austral Marina, frente a las costas de Santa Cruz y Tierra del Fuego, se licitarán seis subáreas que suman en conjunto 86.000 kilómetros cuadrados en aguas someras de no menos de 100 metros de profundidad. En la Cuenca Malvinas Oeste, son 18 las subáreas y abarcan 14.000 kilómetros cuadrados.

Desde hace dos años la Secretaría de Energía trabaja junto a la Subsecretaría de Pesca en un mapeo sobre las áreas con presencia de todas las especies de interés comercial y épocas reproductivas, con la intención de evitar un grave impacto sobre los recursos pesqueros. Estos mapas deberían ser tomados en cuenta a la hora de otorgar los permisos de exploración y explotación, hasta el momento no se han dado a conocer.

El relevamiento sísmico offshore implica la utilización de gran cantidad de energía generada por fuentes de ruido de baja frecuencia que operan en la columna de agua para que las ondas lleguen hasta el fondo del mar. El uso de cañones de aire comprimido produce una señal impulsiva (pulsos de corta duración) que es dirigida hacia abajo (fondo del mar) y luego se refleja hacia la superficie desde los límites de los estratos geológicos.

El impacto sobre los recursos pesqueros se podría minimizar si la actividad sísmica no se realiza en áreas y épocas reproductivas. Según informara a REVISTA PUERTO el investigador del INIDEP, Adrián Madirolas, la bibliografía muestra que el efecto sobre crustáceos y moluscos es mínimo o nulo; en el caso de los peces se ha observado que se produce un alejamiento que suele revertirse, dependiendo del impacto, en semanas o meses. Pero si las explosiones sísmicas se realizan en épocas de concentración reproductiva las consecuencias pueden ser graves.

Revista Puerto

No hay comentarios