Pescador de basura, el nuevo oficio marinero

Los residuos marinos, que son en su mayoría plásticos, suponen un grave problema para el sector (Xavier Cervera)

El sector participa activamente en la limpieza de los mares y océanos y estudia cómo desarrollar modelos de negocio basados en la valorización de esos residuos

Casi la mitad de los profesionales del sector pesquero ya hace uso de algún método o participa en proyectos de pesca de basura marina, según una encuesta realizada por la Confederación Española de Pesca (Cepesca). Estos residuos, que son en su mayoría plásticos, suponen un grave problema para el sector. Además de mermar las poblaciones de peces, contaminan las capturas, dañan las hélices y provocan la pérdida y/o rotura de aparejos.

La problemática no es nueva, pero se ha agravado en los últimos años al haberse producido un incremento del volumen de estos residuos en el medio marino. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) cifra en más de ocho millones de toneladas el volumen de basuras que cada año llegan al mar. “El 70% son residuos que proceden de actividades terrestres en España”, denuncia Nadia Moalla, responsable de Proyectos e Innovación de Cepesca.

Los pescadores recogen voluntariamente estos residuos. Desde las entidades del sector se realizan formaciones específicas y algunas embarcaciones adaptan sus buques para incrementar su efectividad en la ‘pesca’ de basura. Incluso “hay embarcaciones que salen en sus días libres para realizar esta labor porque los pescadores son los primeros interesados en que el mar no esté contaminado”, explica Moalla.
El 44% de los pescadores ya hace uso de algún método o participa en proyectos de pesca de basura marina (Xavier Cervera)

Ahora el sector quiere ir un paso más allá y estudia cómo desarrollar modelos de negocio basados en la valorización de esos residuos. En el marco del proyecto Fish-Recycle, Cepesca promueve y ayuda a los profesionales del sector pesquero a desarrollar modelos de negocio que, bajo los criterios de la economía circular, se basen en la recogida y valoración de estos residuos. En concreto, Cepesca ha facilitado asesoramiento a una docena de profesionales de la pesca, en su mayoría mujeres (el 67%). Fish-Recycle cuenta con el apoyo del Programa Empleaverde del Ministerio para la Transición Ecológica, una iniciativa de la Fundación Biodiversidad para el impulso y la mejora del empleo, el emprendimiento y el medio ambiente.

Moalla advierte que es un campo muy innovador todavía y que es necesario investigar más para poder valorizar los residuos recogidos. “Es una línea de negocio con un gran potencial en cuanto la tecnología avance”, asegura la responsable de Proyectos e Innovación de Cepesca. Firmas de moda como Ecoalf, Sea2see o Ternua usan basura marina para la fabricación de algunos de sus productos pero el reto, en opinión de Moalla, es conseguir que cada vez más productos incorporen residuos y que lo hagan en mayores cantidades, así como abaratar los costes.

En Almería, una docena de embarcaciones de arrastre de la Asociación de Mujeres de la Pesca de Almería (Galatea) pescan basura en sus salidas diarias en colaboración con la Autoridad Portuaria y la Universidad de Almería. “Desde Galatea recogemos los residuos marinos y la Universidad estudia el tipo de basura recogida, que en un 75% son plásticos, y las zonas en las que se encuentra”, explica María Ángeles Cayuela, secretaria de Galatea y presidenta de la Asociación Provincial de Empresarios de la Pesca de Almería (Asopesca). Cayuela avanza que para el próximo año “la idea es empezar a reutilizar estos residuos”.


No hay comentarios