Conflicto entre socios deja de rehenes a trabajadores de Food Arts

La pesquera de Puerto Madryn no tiene habilitación municipal ni del Senasa vigentes como resultado de un conflicto entre accionistas de la empresa. Los trabajadores se pusieron a la cabeza de las gestiones ante el Municipio y la Justicia para evitar que la planta terminara despidiendo a todo el personal.

Un centenar de trabajadores de la planta de procesamiento Food Arts de Puerto Madryn no han cesado en realizar gestiones ante la Secretaría de Trabajo, la Municipalidad local y ante los estrados judiciales para que se pudiera sortear un conflicto que mantienen los propietarios de la planta, con el objetivo último de preservar la fuente laboral.

La falta de entendimiento entre socios dejó de rehenes a los trabajadores que ayer volvieron a movilizarse por la ciudad, buscando que el Estado tome algún tipo de intervención, y que de ser necesario los empresarios, directivos y gerentes de la empresa sean llevados por la fuerza pública a las audiencias convocadas por la cartera laboral a la que se niegan a asistir.

La pesquera de Food Arts no tiene habilitación comercial, ni del Senasa y pone en jaque la continuidad laboral de 100 trabajadores. Esta situación que dejó paralizada a la planta, que se encuentra ubicada en el parque industrial liviano, es consecuencia de un conflicto de intereses entre los mismos empresarios, situación esta que ha dejado cautivos a los trabajadores que esperan hoy una resolución para volver al trabajo.

“Va a ser imposible en este contexto que desde la municipalidad de Puerto Madryn se otorgue la habilitación correspondiente, y desde el Senasa, tampoco”, admitió ayer Luis Núñez, del STIA, ante la preocupación de que un centenar de trabajadores se queden en la calle.

Empleos en peligro

“Los jueces sostienen que esta medida de no innovar presentada por la empresa fue a destiempo porque ya las habilitaciones habían caído, por lo tanto quedaba en abstracto. Para nosotros es lamentable porque esto seguramente va a tener derivaciones en contra de los trabajadores, que no tienen nada que ver con el conflicto judicial”, precisó.

El dirigente del STIA consideró necesario que el Estado tome intervención en este tipo de situaciones. “Vamos a plantearles a las autoridades de la Secretaría de Trabajo que tienen que actuar de otra manera; se les han pedido diferentes reuniones a los representantes de las empresas involucradas, se fijan audiencias y no van. Entonces, deberían ser traídos por la fuerza pública si es necesario”, planteó.

Para hoy jueves, está previsto un encuentro entre autoridades del gobierno de Chubut con el STIA, y Núñez anticipó que  “este es un tema que vamos a llevar a Rawson. Vamos a plantear la situación de los trabajadores, y necesitamos que convoquen a los empresarios. No puede ser esto tierra de nadie donde siempre pierden los trabajadores”, agregó.

Figueroa no paga

En tanto, también se mantiene otro conflicto laboral como es el caso de la planta pesquera Fyrsa de Rawson, propiedad del empresario Marcelo Figueroa, quien apenas meses atrás fue presentado en la Casa de Gobierno con un ‘joint venture’ con inversores chinos que iban a desembolsar millones de dólares para abrir una pesquera en Trelew.

La planta de Rawson de Fyrsa trabaja bajo la razón social Maku SA, y desde el fin de semana los trabajadores habían realizado una toma de las instalaciones, en forma pacífica, en reclamo del pago de dos quincenas. Son más de 180 los operarios que no perciben sus haberes en tiempo y forma, a pesar de que Figueroa fue presentado por el gobierno como uno de los empresarios modelo.

Revista Puerto

No hay comentarios