Hacia la pesca sostenible gracias a boyas inteligentes y localización por satélite

Boyas inteligentes, sistema de localización vía satélite o reporte de datos diarios sobre las capturas son algunas de las innovaciones que está incorporando el sector pesquero en los últimos años. El objetivo no es solo mejorar los resultados de la actividad, también ejercerla de forma sostenible y respetuosa con el medioambiente. 

La flota atunera española es una de las pioneras en el uso de estos avances. Sus buques integran tecnologías que permiten a sus tripulantes mantener conversaciones vía WhatsApp y Skype con sus familiares. Y también monitorizar los datos sobre su actividad para, por ejemplo, optimizar el gasto en combustible o estar preparados ante una inclemencia meteorológica.

COMUNICACIONES SIN INTERRUPCIONES EN ALTA MAR
La vida del marinero de alta mar siempre ha ido asociada al aislamiento. Las largas temporadas que pasan en los buques, a kilómetros de distancia de cualquier puerto, suelen prolongarse varios meses. Afortunadamente, esa ausencia ya no pesa tanto desde la incorporación de tecnologías de comunicación, como el teléfono o internet. Entre otras razones, porque están obligados a informar diariamente de su actividad.

Sin embargo, hasta hace poco el coste de su implantación era demasiado elevado, lo que obligaba a restringir su uso. El nuevo servicio, llamado FleetXpress (FX), se implantó el año pasado en el buque Albatún Dos, perteneciente a la flota atunera española.
Este sistema proporciona más megas de datos. Lo que supone disponer de un mayor número de servicios, tanto para la actividad como para la tripulación. Para estos últimos, las posibilidades de comunicación han aumentado. Ahora pueden hablar por Skype o usar WhatsApp.

En cuanto a la actividad pesquera, se han desarrollado aplicaciones para el análisis de datos en tiempo real. Esto incluye aquellos procedentes de la monitorización de los motores, información meteorológica o consumo de combustible.

Además, un atunero de larga distancia está obligado a transmitir información de posicionamiento, actividad y capturas a distintos organismos reguladores. Un trámite que le puede costar unos 23.000 euros anuales usando tecnología tradicional. Un gasto que con el nuevo sistema, que incluye tarifa plana, se puede reducir hasta los 16.000 euros, según Satlink, la empresa desarrolladora.

UN MODELO DE PESCA RESPONSABLE
La mejora de las comunicaciones no es la única contribución de la tecnología al sector pesquero. En 2015 la flota atunera española desarrolló con Aenor la norma APR (Atún de Pesca Responsable). Con ella garantiza un modelo de pesca responsable en tres áreas.

Por un lado, el respeto al medioambiente y a la especie que se captura. Por otro, contar con mejores mecanismos para un control de la actividad pesquera. Y, por último, mejorar las condiciones laborales y de seguridad de sus tripulantes. Esta norma ha sido propuesta a la Europa como estándar para establecer medidas de control a los productos pesqueros importados. Algo en lo que ahora mismo está trabajando la UE.
Para alcanzar estos objetivos, la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (Opagac) utiliza un sistema de localización vía satélite para los 47 buques de la flota. Conocido como Caja Azul, transmite datos de posición, rumbo y velocidad al centro de control correspondiente. Además de mantener un registro permanente de la actividad del barco.

Un circuito de cámaras recoge imágenes que se guardan durante dos años, por si necesitan ser revisadas por terceros. “Gracias a estos sistemas se dispone de información precisa, fiable y verificada de la actividad pesquera, el volumen y composición de las capturas, los descartes y las capturas accidentales de otras especies”, según Faustino Velasco, consejero delegado de Satlink.

En el desarrollo de una pesca más selectiva, también desempeñan un papel fundamental las boyas inteligentes. Estas alertan ante la detección de un banco de atunes y proporcionan, en combinación con la tecnología de ecosonda, una estimación de la especie de atún predominante, e incluso de las toneladas de cada capa del banco.

Desde la Opagac tienen claro, tal y como señala su director gerente, Julio Morón, que “es imprescindible para disponer de mejores mecanismos de control de la actividad pesquera. Algo que resulta imprescindible para garantizar que nuestras capturas proceden de una actividad pesquera transparente, sostenible y responsable”.

Fuente: nobbot

No hay comentarios