El puerto podría impulsar uno de los primeros proyectos PPP en Comodoro

El puerto de Comodoro Rivadavia impulsa un proyecto ambicioso, que si bien debe aún recorrer un camino nada sencillo hasta llegar a una etapa de concreción, presenta un interesante potencial de crecimiento y desarrollo urbanístico no sólo para la terminal marítima, que requiere de obras de dragado para mejorar su operatividad, sino también para aportar soluciones al acotado espacio del radio céntrico de la ciudad, confirmó ADNSUR. Una posibilidad que es evaluada a la luz del mecanismo de obras con Participación Público Privada (PPP), con una inversión inicial que se estima en el orden de los 10 a 12 millones de dólares.

El punto de partida está fundado en una necesidad elemental para el puerto de Comodoro Rivadavia. Con obras inauguradas en el año 1996, la necesidad de tareas de dragado es hoy fundamental para mantener la operatividad de los muelles. En concreto, esas tareas consisten en remover y extraer el sedimento acumulado en el suelo marítimo, de manera de recuperar la profundidad original de los espejos de agua: 10 metros en el pie de muelle de ultramar, hasta 40 metros de distancia del mismo; 8 metros en la zona de acceso; y 6 metros en la dársena pesquera.

Esa tarea, por el monto de inversión requerido, no podrá ser afrontado hoy por el Estado nacional, pero desde la Administración Portuaria, su titular Favio Cambareri manifestó meses atrás, luego de una reunión con el ministro de Transporte Guillermo Dietrich, que una de las opciones a estudiar sería la posibilidad de enmarcar los trabajos en el mecanismo de financiación público privado, explicaron a ADNSUR.

Se trata de una modalidad de financiamiento de obras, que el sector público no puede financiar por sí solo y en el que se apela al aporte de capitales privados, que a su vez pueden obtener el recupero de la inversión a partir de una participación posterior en el tipo de proyectos a desarrollar. El marco normativo fue aprobado por el Congreso de la Nación en el año 2016 y el gobierno nacional confía en impulsar iniciativas de este tipo por varios miles de millones de dólares.

EL PUERTO Y EL DESARROLLO URBANÍSTICO DE COMODORO
En ese marco, las autoridades portuarias comenzaron a explorar las posibilidades para aplicar el esquema en función de la necesidad de obra específica en la terminal marítima, pero en conjunto con autoridades municipales para detectar posibles soluciones conjuntas.

En principio se relevó la existencia de dos proyectos, según contaron desde la Administración Portuaria a ADNSUR, que apuntan a un cierre del área costera que va aproximadamente desde la curva de avenida Ducós en su empalme con calle Pellegrini, detrás de la estación de servicio, hasta la plazoleta sur del área portuaria.

Un primer proyecto había sido elaborado por la Universidad Nacional de la Patagonia, mientras que una alternativa similar, apuntando a un ambicioso desarrollo urbanístico, fue impulsada por capitales privados, apuntando a la construcción de edificios y otros desarrollos inmobiliarios en el área que de ese modo se recuperaría al mar.

Se trata de ganar 7,5 hectáreas de tierras en zonas que hoy son ocupadas por el mar, a partir del muro que se construiría a 200 metros, estimativamente, en línea paralela a la demarcación costera, para posteriormente rellenar la zona así delimitada.

El relleno a utilizar provendría del sedimento removido en la obra de dragado, ya que se estima que serán extraídos alrededor de 350.000 metros cúbicos de tierra, que se podrían aprovechar para consolidar el suelo del área recuperada. La ventaja es que si la draga trabaja en la zona portuaria, el material puede ser derivado a través de cañerías directamente hacia la superficie a rellenar, lo que evita el transporte de material a través de camiones, de manera que no se afecta el tránsito vehicular.

INVERSIÓN ESTIMADA Y RECUPERO

La iniciativa en estudio contempla la construcción del muro en principio y la obra de dragado, después. Según las primeras estimaciones, el costo global de ambos proyectos oscilaría entre 10 y 12 millones de dólares, de los cuales el puerto podría aportar un porcentaje mínimo inicial para la contratación de equipos de dragado, mientras que el grueso de la inversión provendría de los capitales privados.

Según pudo saber esta agencia ya hubo contactos con dos sectores empresarios de magnitud, a quienes se propuso la participación, en un proyecto cuyo recupero estaría garantizado posteriormente por el usufructo de las tierras ganadas al mar: los desarrollos inmobiliarios en esa área podrían abarcar desde estacionamientos privados y públicos hasta edificios de oficinas o departamentos.

A la vez, el puerto requerirá una obra de acceso para facilitar el ingreso y salida de vehículos, evitando los nudos que hoy se producen al despachar cargas importantes, como ocurre con el arribo de equipos eólicos o de otras cargas para el sector petrolero.

De este modo, se podrían resolver dos necesidades específicas, según explican quienes trabajan de cerca en el tema, que al mismo tiempo tratan de ponderar todas las variables, para evitar falsas expectativas: la necesidad de resolver las tareas que den mejor operatividad al puerto, cuya actividad se ha intensificado en los últimos años. Y un complemento urbanístico que resulta necesario para el casco céntrico de la ciudad, a fin de resolver ahogos en el nudo central, que dotarían a ese neurálgico sector de un mejor equipamiento urbano.

Fuente : ADNSur

No hay comentarios