El Programa Argentina Exporta necesitará políticas de comercio justo

Las buenas intenciones del gobierno de llegar a 2030 habiendo triplicado las exportaciones y ampliado el número de empresas para lograr el objetivo de ser el supermercado del mundo deberán acompañarse de negociaciones internacionales que dejen de colocar a nuestro país en una situación de desventaja como ocurre en la pesca con China.

El gobierno presentó el Programa Argentina Exporta el jueves pasado en el CCK de la mano del presidente Mauricio Macri, el canciller Jorge Faurie y el ministro Dante Sica. El objetivo es triplicar las exportaciones en doce años y aumentar el número de empresas con capacidad de vender al exterior. El anuncio se dio pocos días después de que el embajador argentino en China, Diego Guelar, se quejara por la falta de políticas de impulso a la exportación de productos argentinos y una balanza comercial que viene en caída desde 2011.

“Hay que aumentar la complejidad de la oferta exportadora ya que solo con los granos o con los recursos naturales no alcanza para poder vencer estos temas cíclicos que hemos tenido en nuestra oferta exportadora, lo que ha generado que cada cuatro o cinco años tengamos un estrangulamiento desde el punto de vista del sector externo”, señaló Dante Sica durante su exposición.

Por otra parte, la semana pasada el embajador argentino en China, Diego Guelar, envió un cable diplomático al Canciller Faurie en el que reclamaba un programa de promoción de las exportaciones e indicaba que “hasta la fecha sólo seguimos una metodología de casuística anecdótica que demuestra su insuficiencia para superar los cuellos de botella de una oferta exportadora muy limitada”, remarcando además que en 2011 las exportaciones llegaron a 83.000 millones de dólares mientras que el año pasado fue de 58.000 millones de dólares.

En conversación con el periodista y economista Marcelo Zlotogwiazda, el embajador indicó que en el caso de China las exportaciones aumentaron en 2017 en comparación con 2011; pero se lamentó de que no se aprovechara el potencial de crecimiento que el gigante asiático representa para el país.

En la entrevista, Guelar destacó el rol que jugó el langostino en las góndolas chinas durante los festejos del Día del Enamorado. “Se vendió toda la oferta del langostino argentino que estaba en las góndolas, fueron 34 millones de dólares que se vendieron en un día; pero era el único producto nacional disponible”, se quejó.

Las exportaciones de la pesca, a diferencia de lo que ocurre en general para nuestro país, no han caído. Tuvieron dos años en los que sufrieron una baja pero luego se mantuvieron en valores casi constantes e incluso con un crecimiento importante en 2017.

Entre 2011 y 2012 se produjo una caída del 11% en divisas y en menor proporción en volumen exportado. Pero a partir de 2013 aumentó el ingreso de dólares de forma casi constante para generar una baja solo en 2015, en la que pudo haber influido una disminución de las capturas de calamar illex; pero a partir de 2013 las malas temporadas de calamar se vieron compensadas por las ventas extraordinarias de langostino. En 2017 se exportó un 25% más en divisas que en 2013, con un volumen 5% inferior.

En el caso particular de China, la venta a ese país fue aumentando en los últimos años. La información oficial sobre el destino de los productos pesqueros existe desde 2015 y desde entonces se ha colocado como el segundo mercado en importancia detrás de España. En 2015 el volumen exportado fue de 79.232 toneladas y en los dos años siguientes se mantuvo en un volumen más bajo, pero generando más ingresos por menos toneladas.

Pero la gran diferencia parece plantearse en este 2018. Al menos hasta julio, China había desplazado a España del lugar histórico de principal mercado, colocándose al tope de la lista. En los primeros siete meses del año ya se exportó en volumen lo mismo que en todo 2017, aunque en este caso por menos dólares. En 2017 se exportaron 68.040 toneladas por 289.599.000 dólares y al 31 de julio de 2018 se llevaban vendidas 68.402 toneladas por 261.292.000 dólares.

Estas cifras dejan ver que el potencial de crecimiento en ventas para la Argentina en China es muy grande y que, como bien dice Diego Guelar, es necesario desarrollar un plan estratégico porque no todas son buenas noticias cuando se habla de China.

Uno de los objetivos que se deberían plantear desde el Programa Argentina Exporta es modificar las barreras arancelarias que nos imponen los chinos y la competencia desleal que se genera a partir de los beneficios que tienen para ingresar la materia prima las empresas de origen chino.

Las empresas de capitales chinos radicadas en el país mantienen para sus barcos la bandera de origen, y a la hora de ingresar el illex al mercado lo hacen sin aranceles, mientras que las empresas poteras nacionales deben abonar un 25% de arancel (12% arancel y 13% IVA) según datos publicados por Agrichina que no han sido modificados desde 2012. Pero además, estas empresas cuentan con un subsidio al combustible que les entrega el gobierno chino a fin de año.

Ello genera una situación de deslealtad comercial que pone en desventaja a los empresarios nacionales y el hecho de que varias empresas dedicadas a otras especies hayan pasado a manos de capitales chinos puede extender el problema a otros sectores en el futuro. El langostino también tiene un arancel que va del 20% al 25%.

Durante su última visita a la Argentina, el Buró de Pesca chino ya les confirmó a los empresarios y al Subsecretario de Pesca que no existe ninguna posibilidad de reducir y mucho menos eliminar los aranceles para los productos pesqueros argentinos. Recordemos que desde 2012, cuando mediante acuerdos entre países se permitió el ingreso de poteros chinos por diez años al caladero, se hicieron concesiones bajo la promesa de ir reduciendo ese arancel.

El avance de China en diversos países del planeta no es siempre igual; las condiciones laborales, ambientales y comerciales dependen del grado de corrupción de los gobiernos, de cuán permisivos sean ante los atropellos o cuán hábiles resulten para negociar con este coloso. Entregar los recursos pesqueros como moneda de cambio ha sido una constante en nuestro país, pensar en ser parte del supermercado del mundo depende en gran medida de dejar de ocupar ese lugar.

El miércoles 17 se realizará en Mar del Plata el primer encuentro regional de los nueve que se han programado en el marco de la estrategia Argentina Exporta, con el objetivo de trazar un plan junto al sector privado en diciembre. La pesca sin dudas será protagonista, e incluir los desafíos que plantea el comercio con China parece uno de los temas importantes a tratar en función del rumbo que ha tomado el sector.

Fuente: Revista Puerto

No hay comentarios