Bosch encabezó un curso sobre técnicas de supervivencia en Mar del Plata

El Subsecretario de Pesca participó de la apertura de un curso sobre trajes de inmersión, uso y mantenimiento, que se desarrolló este jueves en la Escuela Nacional de Pesca, financiado por el CFP. Destacó una reactivación en la pesca local pero las descargas se redujeron un 13% entre enero y agosto.

Financiado por el Consejo Federal Pesquero, la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera se presentó ayer un curso sobre técnicas de supervivencia enfocado principalmente al uso de los trajes de inmersión, que fue encabezado por el Subsecretario de Pesca, junto a autoridades de la Armada, la propia Escuela y representantes de la asociación organizadora, ante representantes de la comunidad pesquera y portuaria local que se reunieron en el salón de actos de la Escuela de Pesca.

El próximo 24 de octubre vence el plazo otorgado por Prefectura Naval Argentina para que todas las embarcaciones pesqueras que operan en el litoral marítimo cuenten con los trajes de inmersión estipulados en la Ordenanza 3/18 emitida por la propia fuerza y que refuerza los elementos de seguridad que deben disponer los buques pesqueros.

Bosch tuvo que cambiarse de micrófono porque el que tenía en la mesa a la que estaba sentado acoplaba el sonido. Detrás del atril del maestro de ceremonias, el Subsecretario repasó el destino del dinero del Programa de Capacitación del CFP en cursos de buenas prácticas de procesamiento, optimización de capturas y adquisición de simuladores para que se capaciten en el propio establecimiento educativo.

“Es muy importante el Programa porque nos permite acompañar a las instituciones del sector como a los trabajadores en sus actividades cotidianas y mejorar las herramientas y condiciones con las que se desempeñan a diario”, dijo Bosch.

Desde el Fondo de Asistencia a la Actividad Pesquera financiaron la compra de 650 trajes de inmersión, de los cuales cerca de 300 corresponden a la flota costera. También el Fondo Fiduciario del que participan Nación, Provincia y representantes del sector pesquero, subsidiaron una parte del costo de los trajes.

“La cooperación entre las instituciones permite ampliar la llegada y optimizar los resultados. Deseamos que la experiencia resulte exitosa y productiva. Los recursos del consejo salen de los derechos de extracción y es importante para que se capacite la gente del mar”, concluyó Bosch.

Juan Alberto Greco, como representante de la Asociación de Pesca Costera, subrayó la responsabilidad que sienten desde la entidad para preservar la vida de los tripulantes que se embarcan en sus barcos todos los días.

“Esta ha sido una iniciativa de los propios armadores que invita a reflexionar, incorporar nuevos conocimientos para que la comunidad pesquera se encuentre mejor preparada y poder mejorar la seguridad de la vida en el mar”, dijo el Presidente.

En ese sentido, Greco aseguró que la clave para enfrentar los desafíos que se vienen están ligados a una educación continua y la capacitación permanente. “Debemos poner los cimientos para que el puerto no solo sea un polo productivo sino también un polo educativo. Hoy la prioridad es la capacitación profesional basada en la prevención de accidentes y fortalecer la seguridad a bordo pero también queremos aportar herramientas para sumar conocimientos y así crear nuevas oportunidades laborales.

El auditorio estaba repleto de estudiantes de la propia Escuela, de marineros y oficiales que se embarcan en distintas firmas armadoras. Luego de brindar detalles de la modalidad del curso de capacitación y una breve reseña de la Ordenanza 3/18, Rafael Guiñazú explicó el uso y mantenimiento de trajes de abandono y dispositivos de recuperación de movilidad.

En diálogo con los medios de prensa antes de ingresar al auditorio, Bosch se refirió a la coyuntura que atraviesa la industria pesquera. “La pesca hoy atraviesa una buena coyuntura en comparación con años anteriores, no estamos en el mejor de los mundo, pero hay cosas buenas y otras que tenemos que corregir. Creemos que es un buen momento”, sostuvo el funcionario, en declaraciones a Radio Mitre Mar del Plata.

Las declaraciones de Bosch ocurrieron en jurisdicción del puerto, donde entre enero y agosto los desembarques de recursos pesqueros tuvieron una reducción del 13%, cuatro veces más que la merma general en todos los puertos.

La falta de 34 mil toneladas frente al mismo período del año pasado afecta principalmente a los sectores más vulnerables de la cadena, como lo son estibadores y obreros del pescado, que en su mayoría deben sobrevivir con salarios garantizados que se sitúan por debajo de la línea de pobreza

Fuente: Revista Puerto

No hay comentarios