Buscan soluciones a los daños colaterales de la pesca

Madryn cesó con el volcado de líquidos a los cuencos municipales. Pesqueras de Rawson presentaron proyecto de tratamiento de los efluentes. 

La cuestión ambiental sigue siendo la materia pendiente de la industria pesquera en Chubut. Cada ciudad donde se realiza procesamiento de pescado tiene ‘como mochila’ resolver el tratamiento de los residuos sólidos y líquidos que generan la actividad, y ese pasivo ambiental se ha transformado en un tema de estado por las consecuencias no deseadas que tiene esta industria, e impacta en las poblaciones.

En Puerto Madryn desde hace décadas los líquidos de las pesqueras se vuelcan al mar, con determinado tratamiento de sedimentación previa y baja de la carga orgánica. La Provincia reguló ese volcado y se comenzó a exigir inversiones para su disposición final o su transformación en ‘agua de reúso’ para forestación, pero se continuaba volcando en cuencos determinada cantidad de efluentes que eran retirados de las plantas.

Desde hace una semana, estarán oficialmente cerrados los cuencos municipales de residuos de la pesca, ubicados camino a la planta de Separación y Transferencia de la Gestión de Residuos Sólidos y Urbanos (GIRSU).

A través de una ordenanza del Concejo Deliberante el sector de cuencos impactado por esta disposición de residuos histórica, se dio en comodato a una empresa para que realice un método adecuado de disposición final de los residuos y a su vez realice la remediación del sector impactado.

“Finalmente cerramos definitivamente los cuencos de líquidos, lugar donde iban los líquidos industriales del proceso de pesqueras. Este tipo de disposición de efluentes sin tratamiento está prohibido por la ley provincial 1540/16. Son las empresas pesqueras las que deben tratar sus efluentes según esta normativa provincial, y no el Municipio. Para aquellos que tienen sus efluentes tratados y en condiciones, el Ministerio de Ambiente de la Provincia les brinda un permiso de vuelco”, explicó el intendente madrynense Ricardo Sastre.

Vale mencionar que en el caso de que no cuenten con plantas de tratamiento de efluentes, las empresas pueden disponerlo en algún centro de disposición de residuos que cuente con habilitación para tratarlos.

En Rawson se tiraba al río

En Rawson también se avanza en el mismo sentido, y la semana pasada se concretó un encuentro entre funcionarios del Ministerio de Ambiente, la Municipalidad y referentes de empresas pesqueras en el cual se presentó el proyecto de tratamiento de los efluentes generados por las firmas asentadas en el puerto capitalino. La intendente Rossana Artero remarcó que “celebramos que todas las firmas pesqueras que operan en nuestro puerto se hayan puesto de acuerdo para eliminar definitivamente el volcado de los efluentes líquidos al río. Escuchamos la presentación del proyecto por parte del ingeniero Ariel Testino” y rescató “el hecho de que se dejara de enterrar estos residuos. Eso fue un logro importante, y ahora se prolongó el cese del volcado de los efluentes hasta fines de octubre, y estamos trabajando en llevarlo adelante”.

Artero puntualizó que el proyecto presentado contempla la implementación de un sistema lagunar para el vertido de efluentes de cualquier tipo que solucionará los inconvenientes de todas las empresas que funcionan en el puerto de Rawson.

Desde el Ejecutivo local se viene trabajando para que la ciudad cuente “con una planta de tratamiento, a través de una inversión que será netamente privada, la compra del terreno corre por cuenta de ellos”. Para ello los equipos técnicos municipales brindaron asesoramiento en torno a la ubicación de la planta para disminuir el impacto ambiental “y también por el cuidado de los vecinos, por los olores que puede llegar a emanar”.

Fuente: Revista Puerto

No hay comentarios