Otros cinco días de conciliación obligatoria entre el SOMU y las cámaras



Ya se acordó llevar el salario básico a 10.300 pesos y hubo avances en la negociación sobre el aumento en la flota merlucera, pero desde la conducción del gremio pretenden que sea del 100% y que se tome en el 82% del valor del dólar y no el 78%, lo que trabaría el acuerdo. Desde el SOMU avisaron que “sin acuerdo hay paro”.

Las negociaciones paritarias entre el SOMU y las empresas de barcos congeladores agrupadas en CAPECA, CAPIP y CEPA han escrito un nuevo capítulo. Ayer venció la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo y al no lograrse un acuerdo se decidió, tras una reunión en la sede capitalina de la cartera laboral, extenderla por otros cinco días.

Hasta el momento las empresas aceptaron llevar el salario básico de 4.500 a 10.300 pesos, retroactivo al 1 de agosto; y se avanzó en las negociaciones por un aumento por tonelada para la flota merlucera. Pero como ya habíamos adelantado, desde el sector empresario no aceptan el requerimiento del gremio de tomar el 82% del valor del dólar en lugar del 78%, y este sería el punto que termina trabando la posibilidad de llegar a un acuerdo.

El otro desacuerdo está dado por el tiempo de duración del convenio: el SOMU pretende volver a negociar paritarias en marzo y darles una duración de seis meses. Desde la Secretaría de Pesca del sindicato indicaron que, si no hay acuerdo, septiembre arrancaría con un paro nacional.

José Valderrama, de la Secretaria de Pesca del SOMU, en conversación con REVISTA PUERTO indicó: “Encontramos un punto de coincidencia en el aumento del salario, que quedó en 10.300 pesos retroactivo al 1 de agosto; pero seguimos manteniendo discrepancia respecto del valor del dólar para calcular la producción”.

“Nosotros estamos un 22% abajo del valor del dólar que lo perdimos en tiempos de crisis, no pedimos el 100% sino un 82%, que implica 50 pesos por tonelada. Los empresarios vienen ganando dinero con lo que nos sacaron”, indicó el “asesor” del SOMU, Valderrama.

Según los cálculos presentados por los empresarios, un marinero en 10 mareas, con 100 días navegados, percibe 2 millones de pesos. Por otra parte indican que desde diciembre a la fecha el dólar pasó de 17 pesos a 32 pesos, lo que implica un aumento de casi el 100% y que el 78% se aplica a un valor de referencia de la década del noventa cuando el langostino tenía un precio más elevado que el actual.

Pero además desde las cámaras informaron que la incidencia del costo laboral en la flota tangonera es la más alta de la Argentina. “Los sueldos son el 50% del costo del barco y por lo tanto pasar del 78% al 82% del valor dólar, que es cierto, son 50 pesos por tonelada, implica sumar un 7% más de costo. Pasarían los salarios entonces a representar el 57% de los costos”, indicaron los participantes de la reunión en el Ministerio de Trabajo.

Una situación diferente se presenta en la flota merlucera, donde las partes entienden que es necesario mejorar los salarios. Desde el SOMU señalaron que están ganando muy poco y es necesario acordar alguna forma de mejorar el sueldo: “Un trabajador que está 40 días embarcado en un barco de 1.000 toneladas gana entre 35.000 y 40.000 pesos, es muy poco para el trabajo que hacemos”.

Damián Santos, de CAPIP, coincidió en este punto con los dirigentes del SOMU y sostuvo que el sector empresario entiende que es necesario buscar una mejora. “En comparación, un marinero de la flota tangonera gana 10.000 pesos por día y el de la flota merlucera 1.000 pesos por día”.

La propuesta elevada por el sector empresario para los marineros de la flota merlucera fue mejorar en un 25% o 30% los salarios según la especie, pero no fue aceptada por el SOMU que pretende aumentarlos en un 100%, según manifestaron en las reuniones previas a la realizada ayer en el Ministerio de Trabajo.

Desde la Secretaria de Pesca del SOMU indicaron que “si se cumplen los cinco días y no hay acuerdo y tenemos que ir al conflicto lo vamos a hacer porque la gente lo está pidiendo. Si no hay acuerdo hay paro” señalaron determinantes.

Parece imposible que en las actuales condiciones se llegue a un acuerdo. En el sector empresario no están dispuestos a elevar al 57% los costos laborales en la flota tangonera y tampoco aceptarán que el aumento en los merluceros sea del 100%. Por otra parte en el SOMU no quieren que el convenio que se termine firmando tenga vigencia de un año sino que pretenden volver a negociar paritarias en marzo, algo que el sector empresario no piensa aceptar.

“Las negociaciones están trabadas porque no aceptan ninguna propuesta, en esta situación no va haber acuerdo y habrá paro”, vaticinó Damián Santos.

Si las negociaciones dentro de cinco días se encuentran en el mismo punto que hoy, lo más probable es que el SOMU vuelva a imponer una medida de fuerza. Si las empresas se mantienen firmes en su postura, habrá que ver por cuánto tiempo los dirigentes gremiales conservan el apoyo de las bases.Si las negociaciones dentro de cinco días se encuentran en el mismo punto que hoy, lo más probable es que el SOMU vuelva a imponer una medida de fuerza. Si las empresas se mantienen firmes en su postura, habrá que ver por cuánto tiempo conservan el apoyo de las bases los dirigentes gremiales.

No hay comentarios