Pesqueras alertan por sobrecostos en procesamiento de desechos


CAPIP y otras independientes buscan salir del actual sistema de land farming. Encararon estudios para presentar al Gobierno de Chubut una alternativa diferente y de menor costo.

Las empresas asociadas a la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP), junto a otras independientes están analizando un proyecto similar al sistema Land Farming de procesamiento y deposición final de residuos, “debido a los altísimos costos que esto está ocasionando en la industria pesquera”, argumentan.

De los análisis realizados por las empresas con planta de procesamiento “surge que el costo es excesivo” y no se explican cómo “el Estado dio esta concesión sin regular ni analizar este tema”, plantearon al acordar una revisión del actual esquema del que pretenden salir buscando una alternativa menos costosa.

La CAPIP sostiene que pidió una rebaja en el precio y la empresa que realiza el procesamiento de desechos a través del sistema Land Farming “ni contestó por lo que crece el interés de hacer algo en forma particular”, deslizaron, al tiempo que sugieren que, al exministro de Ambiente de Chubut, Ignacio Agulleiro “esto le costó la cabeza por ser demasiado ‘persuasivo’ para con las empresas para que vayan a echar sus residuos allí y crecen las sospechas alrededor de este proyecto”, insisten las pesqueras agrupadas y otras independientes.

Las empresas con plantas de procesamiento que deben utilizar este sistema “dan más de 2500 puestos de trabajo” y consideran “ilógico” tener que absorber los “elevados costos” del tratamiento de los desechos sólidos del langostino.

Adicionalmente, plantean que la determinación de la tarifa del servicio “es discrecional”, al tiempo que trascendió que, por presiones del propio gobierno provincial, Conarpesa está pagando un 50 por ciento menos que las empresas asociadas a CAPIP o independientes alineadas.

El “land farming” es un proceso biológico que utiliza microorganismos naturales del suelo como las bacterias, para eliminar, atenuar o transformar sustancias contaminantes con el propósito de minimizar el riesgo para la salud humana y el ambiente en general.

Algunos microorganismos utilizan los contaminantes como fuente de alimentación y energía, liberando a cambio, pequeñas cantidades de agua y gases no perjudiciales como el dióxido de carbono. Para que el proceso sea efectivo, deben estar presentes determinadas condiciones de temperatura y humedad, así como una adecuada cantidad de nutrientes “comida” y microorganismos.

El proceso puede llevar desde unas pocas semanas hasta algunos meses dependiendo de ciertos factores. Por ejemplo, el proceso llevará más tiempo si las concentraciones de los contaminantes son muy altas, si las condiciones no son las adecuadas y hay que modificar el medio o bien los residuos contienen sustancias resistentes a la acción de los microorganismos.

Las pesqueras asociadas a CAPIP junto a otras independientes encararon estudios para salirse del actual sistema al que deben aportar los desechos y abonar tales servicios, buscando una alternativa de procesamiento diferente, y a menor costo, y prevén elevar un proyecto concreto al gobierno provincial.

Fuente: Revista Puerto

No hay comentarios