Lo que el Rigel dejó en puntos suspensivos

Esta semana se oficializará que el objeto encontrado por el “Angelescu” a 90 metros de profundidad es el casco del pesquero. La devaluación mejoró la competitividad del negocio pesquero pero sigue faltando trabajo. 

El próximo martes, cuando las condiciones climáticas mejoren, el Guardacostas Tango estará en condiciones de confirmar que el punto encontrado en el fondo del mar por el “Victor Angelescu” esta semana es el casco del Rigel.

El rebote en la sonda del buque de investigación del INIDEP es un objeto de 27 metros de largo, 10 de ancho y 5 metros sobresalido del lecho marino a 90 metros de profundidad.

Las mismas características del pesquero de “Pesca Nueva SA” que desapareció el 9 de junio pasado con el saldo de la muerte del capitán “Toti” Taliercio y la desaparición de los otros 8 tripulantes mientras navegaba a 110 millas al sudoeste de Rawson mientras se desataba un temporal grado 5.

La certeza después de más de 15 días traerá tranquilidad a las familias de los tripulantes que todavía cuestionan la manera en que Prefectura llevo adelante el operativo de salvamento y rescate y sobre todo, los equipos que dispuso para la búsqueda del Rigel.

La posición exacta en la que el “Angelescu” realizó 12 pasadas sobre el blanco sería el 44º06´68´´ latitud sud y 62º49´68 longitud oeste. Un área próxima a donde se activó la señal satelital de emergencia con la radio baliza y se encontró la mancha de hidrocarburos en la misma mañana del 9 de junio.

Días pasados, en uno de los contactos de los familiares con Prefectura donde se les informaron detalles del operativo, desde la fuerza habían señalado el punto 43º58´S-62º42´W como la posición donde se había detectado el casco del pesquero.

“Es probable que se haya hundido con una vuelta de campana luego de haberlo golpeado una ola.… eso lo deja con aire adentro y tarda en llegar al fondo. Es posible que se haya ido moviéndose por las corrientes marinas”, confió un viejo capitán, ya retirado y que confiesa estar “cansado” de los excesos de confianza de sus pares.

Una vez que se oficialice que se trata del Rigel comenzará otra batalla que no parece tener el final que desean los familiares. Desde la Prefectura aclaran, por ahora de manera extraoficial, que es improbable que puedan bajar los buzos para poder rescatar los cuerpos de los tripulantes, en el hipotético caso que el ROV pueda determinar su presencia en el interior del pesquero.

El naufragio del Rigel enfrió muchas brasas que estaban al rojo vivo en la actividad pesquera y portuaria en Mar del Plata. La tragedia enlutó a la comunidad marplatense pero también metió en un paréntesis el reclamo de los gremios para generar mayor actividad en el puerto y los frigoríficos.

La devaluación del peso les trajo alivio a los empresarios aunque desde las cámaras patronales consideran que la mejora en la competitividad debería de estar acompañada por otras señales que estimulen la producción y las inversiones para generar trabajo y mejorar la actividad.

Por lo pronto, la posibilidad que el langostino calme la sed de trabajo de los obreros de la pesca en Mar del Plata sigue siendo más una buena intención que una alternativa concreta. El SOIP y CaIPA todavía no definieron el precio del kilo de descabezado de langostino.
Por: Roberto Garrone
Periodista - @rogarrone

No hay comentarios