El Buque José Américo está pescando langostino ilegalmente

CAPeCA y CAPIP piden explicaciones al CFP por el criterio de reformulación y el José Américo

La semana pasada ingresó al Consejo Federal Pesquero una nota de las cámaras. Quieren saber por qué se autorizó el despacho a la pesca del barco de Moscuzza si no coincide con el proyecto de permiso otorgado. Bosch pidió que retiren la nota. Por otra parte destacaron el paso dado con la Resolución 7 que regula la pesquería.

La Cámara de Armadores Pesqueros Congeladores Argentinos  y la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras  ingresaron la semana pasada una nota al Consejo Federal Pesquero, en la que cuestionan el criterio utilizado para la aprobación de reformulaciones argumentando que viola la Ley Federal de Pesca y el Régimen que instauró. Y siendo el José Américo producto de esa reformulación, pero además no habiéndose respetado el proyecto de permiso aprobado por el propio CFP, les preguntan a los consejeros por qué se ha permitido su despacho a la pesca de langostino. Este miércoles, cuando se reúnan, éstos deberán dar una respuesta y solicitar explicaciones, además, al Subsecretario de Pesca, por la situación irregular que se está dando en este momento con el barco de la empresa Moscuzza.  Por su parte el subsecretario, Juan Bosch, intentó que los empresarios retiren la nota.

Los armadores congeladores tangoneros de CAPeCA y CAPIP destacaron en el comunicado el trabajo que realizó el Consejo en el marco del Plan de Manejo, que dio por resultado la Resolución 7/18, calificándolo de un “gran paso en la búsqueda de una normativa para la pesquería”. Fundamentalmente, por haber mantenido las limitaciones de potencia de motor y eslora máxima vigentes desde 1988, sobre lo que existía consenso en la mayor parte del sector.

Pero a la vez las Cámaras solicitaron, como lo hicieron en el documento entregado al Consejo en marzo pasado, que se defina una normativa para las reformulaciones de permisos de pesca con el propósito de evitar el otorgamiento de permisos discrecionales, cediéndose a los armadores derechos que no tenían previamente.

En el documento al que hacen referencia, habían indicado sobre las reformulaciones que se estaban utilizando permisos irrestrictos de las lanchas amarillas artesanales y se estaba permitiendo la conversión de cupos de calamar a langostino. Ahora insisten nuevamente en la necesidad de que los barcos cuenten con historia de captura.

Y sobre este punto agregan que el concepto de especies no cuotificadas, utilizado para otorgar un cupo en las reformulaciones, contradice la Ley Federal de Pesca y el Régimen de Administración que instauró. Señalan que se deben distinguir las especies aunque no estén cuotificadas, porque con este mecanismo barcos sin historia pescan langostino y en muchos casos obtienen cupos superiores al de los barcos tangoneros que nunca han pescado otra especie.

Les recuerdan a los consejeros que en el año 2015 el Consejo instruyó a la Autoridad de Aplicación en el sentido de que, dentro de la política de transferencias, para otorgar un permiso de langostino debía existir una reducción del esfuerzo pesquero y que el barco cedente debía contar con una historia de captura de 300 toneladas promedio, durante tres años entre 1989 y 2000.

Los cuestionamientos de las Cámaras sobre los criterios de transferencia podrían tener como ejemplo al José Américo, pero no se detuvieron allí para interpelar a los Consejeros respecto de la autorización de despacho a la pesca de langostino que le otorgó la Autoridad de Aplicación, sino en las inexplicables diferencias que existen entre el proyecto aprobado por el CFP y las características del barco.

Citando el Acta 48/2015 mediante la cual se aprobó la reformulación de los permisos de pesca de los buques Mar Azul y Victoria del Mar I por un buque a construir de 39,90 metros de eslora y motor de 1.480 HP que dio origen al José Américo, los empresarios les recuerdan a los Consejeros que el barco posee una eslora total de 47 metros, 44 de registro en PNA y más de 2.000 HP de motor principal.

“Solicitamos que el CFP nos aclare esta situación”, indicaron desde CAPeCA y CAPIP, dado que a su entender y casi al de cualquier mortal “el barco ingresado no se corresponde con el proyecto aprobado el 9 de diciembre de 2015”, para agregar finalmente que el “CFP nunca podría haber habilitado un permiso y otorgado un cupo para la pesca de langostino” a un barco mayor de 40 metros.

El solo cuestionamiento es un verdadero bochorno para el Consejo Federal Pesquero, que deberá dar una respuesta sobre su permisibidad ante la irregularidad manifiesta y tendrá también que interpelar a la Autoridad de Aplicación, es decir el subsecretario de Pesca Juan Bosch y el director Mauricio Remes, quienes autorizaron el despacho a la pesca de langostino del José Américo el 24 de mayo de 2018.

El Subsecretario de Pesca ha intentado, desde que ingresó la nota, persuadir a los firmantes de la misma para que la retiren. Se encargó de llamar personalmente a varios empresarios para evitar dar explicaciones sobre lo que claramente es un ilícito. Al cierre de esta edición seguía intentando zafar de dar explicaciones, pero desde CAPIP no están de acuerdo en retirar la nota y varios empresarios nucleados en CAPeCA se expresaron en igual sentido.

Revista Puerto- Título Pesca Chubut

No hay comentarios