Desde Río Negro aseguran que el plan de manejo de langostino no puede discutirse en dos días

El subsecretario de Pesca de Río Negro, Jorge Bridi, aseguró hoy que la actualización para un nuevo Plan de Manejo de Langostino que propuso el gobierno nacional en la última reunión del Consejo Federal de Pesca, "no se puede discutir en dos días", ya que "no fue consensuado por los sectores involucrados en la actividad".

El Consejo Federal de Pesca, integrado por las provincias de Buenos Aires, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, es el encargado de definir la política pesquera del país y regular la actividad a nivel nacional.

"El organismo se reunió la semana pasada para tratar una serie de temas de agenda que fueron suspendidos para dar prioridad al tratamiento del Plan de Manejo de Peca del Langostino, que se viene debatiendo desde hace tres o cuatro años y tomó vigencia durante los últimos dos", dijo a Télam el representante rionegrino. 

El mecanismo del debate consta de dos partes, una primera reunión taller donde se discuten los temas y se llega a un acuerdo, y otra reunión plenaria con redacción del acta, "que se concretaría el jueves que viene", apuntó. 

Para Bridi, una actualización en el Plan de Manejo de Langostino "no es una cuestión sencilla"; en ese sentido, reveló que el 4 y 5 de abril en Las Grutas se concretaron reuniones con los sectores que intervienen en la actividad pesquera. 

"Habíamos acordado reunirnos con los dirigentes gremiales que, luego por decisión del presidente del Consejo, no se concretó aunque algunos quedamos mal porque lo habíamos prometido", indicó.

Bridi dijo que "el gobierno nacional decidió que quiere el plan para este año así que se trató en esta última reunión, cundo habíamos acordado no hacerlo; se nos presentó sobre tablas un plan intenso que fue muy difícil discutirlo en dos días, sobre todo porque ninguno de nosotros llevaba el consenso de los sectores involucrados". 

El funcionario expresó que "a 20 días de la apertura de la zafra en aguas nacionales nos encontramos ante una medida que en nuestra opinión calificamos de desprolija y apresurada, entonces resolvimos no participar de esa decisión". 

La normativa propuesta por el gobierno nacional contempla alrededor de 23 artículos, "pero básicamente cuestiona las restricciones de pesca de algunas flotas, por ejemplo una reducción de 18 a 15 la cantidad de kilos permitidos por cajón de pescado", aclaró.

Eso implica que los barcos van a traer tres kilos menos por cajón y llegarían a puerto con 10% menos de pescado, "pero las tripulaciones cobran por lo que pescan y lo que desembarcan, no es una cuestión para tomar a la ligera ya que a 20 días de retomar la zafra, obliga a las empresas a renegociar todos los acuerdos salariales", remarcó Bridi. 

"Entendemos que hay que hacerlo con gradualismo, en un esquema de consenso y convencimiento por parte de los sectores del trabajo de la pesca; ya hemos probado muchas veces imponer medidas que no tienen consenso y de alguna manera los alcanzados por ellas, las evaden", afirmó.

Para Río Negro, esa norma causaría un impacto negativo, "pero nuestra disposición es negociar y no sacar esto a las apuradas sin los consensos claves", concluyó.

No hay comentarios