Armadores fresqueros rechazan las medidas de manejo del langostino impulsadas por la Nación

Temen que su actividad se reduzca hasta en un 50% con respecto a la temporada anterior. Advierten que las limitaciones que se le impondría a la flota para "mejorar la calidad del producto" causarían un "enorme perjuicio" para la industria.

La Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura teme que en el caso de concretarse, el plan de manejo del langostino impulsado por el subsecretario de Pesca de la Nación, Juan Bosch, provoque que desde este año las capturas de la flota fresquera de Mar del Plata se reduzcan en un 50% con respecto a los volúmenes de pesca registrados durante el año pasado.

Luego de conocer algunos detalles del proyecto elaborado por el funcionario, la entidad hizo saber su descontento y advirtió que su implementación generaría un “enorme perjuicio” para la industria pesquera local.

“Quieren explusarnos del caladero“, protestó uno de los socios de la entidad, quien anticipó que en la tarde de este jueves la cámara realizará una reunión para analizar de qué manera oponerse las nuevas pautas de manejo del langostino planeadas por la autoridad pesquera nacional.

La preocupación del sector ya fue expuesta por los mismos armadores al ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Etchevere, durante una reunión mantenida este miércoles en Capital Federal.

“El ministro nos escuchó, tomó nota de nuestra posición y dijo que va a analizar el tema”, señalaron quienes les transmitieron su inquietud al funcionario.

Según trascendió, la nueva regulación limitaría de manera notoria las operaciones de los buques fresqueros con asiento en Mar del Plata.

A través de las pautas en análisis, se dispondría que los fresqueros que capturen langostino en aguas nacionales no podrían disponer de más de 15 kilos de esa especie por cajón y que serían obligados a no sobrepasar los 17 mil kilos de capturas diarias.

Sumado a eso también se establecería, como regla general, limitar a un total de entre 36 y 37 mil kilos las capturas de langostino por viaje o marea.

Para los armadores marplatenses, el hecho de que estas nuevas pautas no alcancen a los congeladores ni a los barcos con asiento en el puerto de Rawson es un “claro ataque a los fresqueros de Mar del Plata” ya que esta flota sufriría una reducción “del 50%” en sus operaciones con respecto a la temporada anterior.

“Creemos que esta medida es un disparate, más aún, si se tiene en cuenta que el subsecretario Bosch la justifica planteando que con ella pretende mejorar la ‘calidad’ del langostino. La verdad es que la calidad no la determina una medida de manejo insólita como esta sino que la definen los compradores en el mercado“, sostuvo otro armador consultado por LA CAPITAL.

Según datos del Ministerio de Agroindustria, en 2017 fueron desembarcadas 233 mil toneladas de langostino en todo el país, es decir, un 30,7% más que en 2016, lo que constituyó un récord histórico para los registros de capturas de esta especie.

Se espera que en 2018, debido a las condiciones que están generando una inusual abundancia de crustáceos en todo el mundo, el langostino argentino vuelva a tener un buen rendimiento.

Las mayores capturas se producen frente a las costas de las provincias de Santa Cruz y Chubut, donde trabajan diversas flotas.

Una de ellas es la constituida por buques con asiento en Rawson y que tienen premisos otorgados por esas dos provincias, lo que les permite operar en las aguas de ambas jurisdicciones.

En tanto que los barcos con asiento en Mar del Plata sólo pueden pescar langostino en aguas federales, por lo que su acceso a la explotación del recurso está supeditada a lo que dispongan las autoridades pesqueras nacionales.

“Las empresas de Mar del Plata dependen de que desde la Nación se abra la temporada y de que se disponga cuándo y cómo pescar. Hoy, cuando las empresas tienen serios problemas de rentabilidad, es insólito que se trate de limitar el acceso de los fresqueros marplatenses al langostino, que es la única especie que provee algún nivel de beneficio a pesar de los enormes costos que involucra su captura. Si este plan de manejo se concreta, va a liquidar a muchas empresas”, señalaron desde la Cámara de Armadores.

No hay comentarios