Mayor consumo de pescado podría ayudar a prevenir el Parkinson

El consumo de pescado ayuda a prevenir la enfermedad de Parkinson, según un estudio realizado en Suecia. (Foto: Gunawan Kartapranata /CC BY-SA 3.0)

Una investigación realizada en la Universidad Tecnológica Chalmers, Suecia, descubrió que el consumo de pescado puede ayudar a prevenir la formación de ciertas estructuras proteicas estrechamente asociadas con la enfermedad de Parkinson.

Los científicos sostienen que la parvalbúmina, una proteína que se encuentra en grandes cantidades en diferentes especies de peces, puede contribuir a la salud neurológica a largo plazo.

El equipo que llevó a cabo este estudio explica  que uno de los sellos distintivos de la enfermedad de Parkinson es la formación de estructuras amiloides de una proteína humana particular, llamada alfa-sinucleína, también conocida como "proteína del Parkinson".

"La parvalbúmina recolecta la 'proteína de Parkinson’ y le impide formar agregaciones, simplemente al unirse a ella primero," explica la profesora Pernilla Wittung-Stafshede, jefa de la División de Biología Química en Chalmers, y autora principal del estudio.

Dado que la proteína parvalbúmina es muy abundante en ciertas especies de peces, aumentar la cantidad de pescado en nuestra dieta podría ser una forma sencilla de luchar contra la enfermedad de Parkinson.

El arenque, el bacalao, la carpa y la gallineta nórdica, al igual que el salmón rojo y el pargo colorado, tienen niveles particularmente altos de parvalbúmina, pero también es común en muchas otras especies de peces. Los niveles de parvalbúmina también pueden variar mucho a lo largo del año.

"El pescado es normalmente mucho más nutritivo al final del verano, debido a una mayor actividad metabólica. Los niveles de parvalbúmina son más altos en los pescados después de que han tenido mucho sol, por lo que podría valer la pena incrementar su consumo en el otoño", observa Nathalie Scheers, profesora asistente del Departamento de Biología e Ingeniería Biológica y una de las investigadoras que participó en el estudio.

Otras enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, el ELA y la enfermedad de Huntington, también son causadas por ciertas estructuras amiloides que interfieren en el cerebro. 

El equipo de científicos pretende investigar más a fondo este tema, para ver si el descubrimiento relacionado con la enfermedad de Parkinson puede tener implicaciones para otros trastornos neurodegenerativos.

"Estas enfermedades vienen con la edad, y la gente está viviendo cada vez más tiempo. Va a haber una explosión de estas enfermedades en el futuro, y la parte más escalofriante es que en la actualidad no tenemos  ninguna cura Así que tenemos que hacer un seguimiento de todo lo que parezca prometedor", enfatiza Wittung-Stafshede.

Desde hace mucho tiempo se ha establecido la existencia de un vínculo entre un mayor consumo de pescado y una mejor salud a largo plazo para el cerebro.. Existe una correlación entre ciertas dietas y las tasas reducidas de la enfermedad de Parkinson, así como de otras afecciones neurodegenerativas.

"Entre los que siguen una dieta mediterránea, con más pescado, se observan tasas más bajas de Parkinson y Alzheimer", subraya Tony Werner, estudiante de doctorado en el Departamento de Biología.

Sin embargo, hace hincapié en que por el momento no se pueden establecer vínculos definitivos.

editorial@fis.com
www.fis.com

No hay comentarios