Los alimentos tienen una dimensión geopolítica mundial

El momento de la captura del buque español pescando ilegalmente en la zona económica exclusiva

Los hechos recientes han puesto a la luz la relevancia geopolítica de la agricultura y la alimentación . Por un lado, China lanzó una investigación contra las importaciones de sorgo desde Estados Unidos en respuesta a medidas proteccionistas de este país; por otro lado, la Argentina capturó un buque español pescando ilegalmente por su zona económica exclusiva.

El posible embargo a las importaciones de sorgo norteamericano a China es revelador del lugar que cobró la agricultura en las pujas de poder entre las naciones en el siglo XXI. Unos años atrás, Rusia le impuso un embargo a las importaciones agrícolas y alimentarias de los países de la Unión Europea por el conflicto por Crimea en Ucrania. Lo aprovechó para fortalecer a su propia industria alimentaria y garantizarse margen de maniobra geopolítica. Argentina experimenta también medidas proteccionistas en contra de sus biocombustibles en Europa y en Estados Unidos.

Hoy, las implicancias geopolíticas de la agricultura aumentan por los efectos del cambio climático o de la dinámica demográfica mundial pero también por desplazamiento del eje del poder económico y geopolítico hacia Asia. La voluntad de China de ser la primera potencia mundial abre fuertes interrogantes: ¿cómo piensa acomodarse de su creciente nivel de dependencia alimentaria? Si bien es cierto que trabaja activamente para estabilizar el flujo del comercio agrícola, ¿cómo actuará China en caso de grave escasez por producciones estratégicas o frente a una amenaza externa para su seguridad alimentaria?



No hay comentarios