Diputado K de Chubut que hace "lobby" por los permisos de pesca involucrado en negocios de la estiba de Puerto Rawson

Carlos Di Filippo - Sergio Di Filippo - Alfredo Di Filippo

El Portal de Noticias de Chubut Cholila Online publico una nota en donde revelan que el "Clan" Di Filippo liderado por el Diputado Provincial K del FPV Alfredo Di Filippo pretende carterizar la estiba de Puerto Rawson bajo "aprietes" políticos y mediáticos.

La carterización la intentan ejecutar Sergio Di Filippo, hijo del Diputado K Alfredo Di Filippo, con contactos en medios de comunicación a través de su primo hermano, el periodista Carlos Di Filippo conductor de Radio Chubut LU 20 en connivencia con el empresario de la estiba Pablo Farías Aguilar de la empresa GEDESTO S.A. con quien se asociaron desde las sombras para lograr carterizar desplazando el trabajo de históricos estibadores del sector, según denunciaron en diálogo con Pesca Chubut empresarios, estibadores y marineros de Puerto Rawson.
Los trabajadores y empresarios del sector pesquero de Puerto Rawson revelaron que la empresa GEDESTO S.A,  o sea el integrante del Clan Di Filippo, pretende quedarse con la mayor parte de las ganancias del puerto que mueve en alta temporada montos cercanos a los 3.250.000 pesos para descargar el pescado de los barcos.

El modus operandis del Clan es desprestigiando a empresas a través de los medios de comunicación en contra de empresarios que cumplen con sus empleados, a diferencia de GEDESTO S.A que fue expulsada del Puerto por adeudar más de 14 meses de aportes patronales y cargas sociales además de pagar salarios fuera de término.
Según los denunciantes, GEDESTO S.A. cuanta con la complicidad del Diputado Provincial del FPV Alfredo Di Filippo que ha ocupado estos últimos meses en realizar lobby a favor de las plantas pesqueras para que le otorguen permisos de pesca y sigan depredando el recurso pesquero del langostino poniendo en riesgo el futuro de la industria y los empleos genuinos de los obreros del Puerto Rawson. Se denunció que por estos permisos se cobrarían hasta 700.000 dólares de coimas y que un político tenía en su poder las negociaciones por cuatro permisos llegando así a los 42.000.000  de pesos este supuesto acto de corrupción abortado.

Además, según revelaron Di Filippo presiona a las empresas para que contraten los servicios de descargade GEDESTO S.A. bajo la supuesta amenaza de que si no le dan el trabajo los van a perseguir a través del Presidente de la Comisión Investigadora de los Permisos de Pesca Provinciales en la Legislatura de Chubut el Diputado del FPV Alfredo "Peludo" Di Filippo.

Nota aparte son las operaciones políticas y mediáticas del Diputado Di Filippo como legislador y el periodista Carlos Di Filippo, quienes juntos parecen querer utilizar su poder legislativo y mediático para lograr para su hijo y sobrino que tenga una empresa pesquera carterizando de esta manera la industria de la pesca con personas que no tienen experiencia en la materia, simplemente se beneficiarán por sus influencias para apoderarse del trabajo de empresarios y trabajadores históricos del sector que vislumbran cómo el poder político y el cuarto poder que es el periodismo operan en conjunto para desplazar a los verdaderos artífices de la industria de la pesca.

Parece que la coima de la Pesca Verde no llegó

No llegó la coima porque los permisos no se entregaron por la oposición del SOMU-SUPA-SICONARA-Flota Amarilla y Barcos Artesanales que prefieren seguir desarrollando una pesca sustentable preservando el equilibrio del ecosistema para no exterminar el recurso y que las próximas generaciones puedan seguir viviendo de la industria de la pesca

¿Qué buscan ante el fracaso de los permisos de pesca?

Ahora buscan la tajada en la estiba utilizando, como denuncian los empresarios, la extorsión política y mediática para beneficiarse familiarmente, esto no solo busca desequilibrar la paz social y armonía con la que se trabaja en el Puerto de Rawson sino que también es claramente la conformación de un monopolio a partir de un Clan que parece no tener límites de voracidad.



No hay comentarios