Rio Negro: “La biomasa del stock de merluza está en niveles aceptables”

El investigador Raúl Gonzáles adelantó parte los resultados del plan de monitoreo de Merluza del Golfo de San Matías, realizado entre el CONICET y el Centro de Investigación Aplicada y Transferencia de Tecnología en Recursos Marinos “Almirante Storni”.

Los resultados de los distintos bloques de estudios que tiene el proyecto, que por ahora tiene un horizonte de finalización en marzo del año 2018, con el completamiento de dos ciclos anuales de muestreo y de campaña, son relevantes para la trazabilidad del negocio de la pesca y el equilibrio natural de las especies.

“Básicamente lo más importante que encontramos fue que en términos de la biomasa y de la estructura poblacional del stock de merluza como dato relevante obtenido de una campaña de investigación que se hizo en octubre del 2016, más los muestreos que se hacen periódicamente, (mensualmente embarcamos observadores científicos para tomar datos de las capturas) todo esto nos habla que la biomasa del stock está en niveles aceptables para lo que ha sido la explotación pesquera en los últimos años”, expresó Gonzáles.

El investigador, en diálogo con Informativo Hoy, puntualizó que “por sobre todas las cosas, que es importante, que no solamente tenemos un problema de la cantidad sino también del tamaño de los peces, lo que tenemos es una estructura poblacional o una estructura demográfica como decimos nosotros, una pirámide poblacional robusta repartida entre juveniles e individuos de clase de edades medias y los adultos mayores que son los merluzones, que en una época fueron los objetos específicos de una pesca con palangre que hoy también lo son, pero en menor cantidad que constituían una demanda especifica del mercado español. 

Lo que podemos recordar que a fines de los años 90 del 96 al 2000 se pescó muy intensamente con palangre no solamente a escala artesanal si no también con buques industriales, lo que pudimos ver que esa pesca intensiva sobre ese segmento de la población del merluzon de 50 cm, 70 cm y más de 80 cm, con el corredor de los años disminuyó la talla media es decir que recibió el impacto de la pesca”.

“Con la pesquería del langostino se generó que se liberara la presión pesquera, en los últimos años venimos con desembarcos y con capturas de merluzas muy decrecientes producto de que el esfuerzo pesquero se ha derivado casi en su totalidad al langostino durante mucha parte del año, porque al principio cuando se comenzó con la pesca del langostino 2012, 2013, 2014; el esfuerzo estaba centralizado en la pesca del langostino entre los meses de noviembre y marzo, con 3 o 4 meses intensivos de pesca y se mantenía una parte de la flota pescando merluza todo el año. 

Pero este último año que fue llamativo porque prácticamente desde noviembre del año 2016 y hasta mayo – junio del 2017 no se pescó merluza y las capturas bajaron de 7 mil a 8 mil toneladas históricas a menos de 4 mil toneladas y luego a 2 mil toneladas” expresó.

“La biomasa de merluza dio por encima de las 40 mil toneladas que es el estimador de biomasa que son todos los niveles desde octubre del año 2016, estando los niveles más altos de la historia de las campañas de investigación que vienen del año 1982. 

Como para extraer merluza nosotros consideramos y lo hicimos en la última recomendación técnica con la esa información que teníamos más el modelo poblacional que se hizo entre los años 2005 y 2009, que tranquilamente es un stock que está en condiciones de soportar alrededor de 10 mil o 11 mil toneladas de extracción entre capturas y descarte por año. 

Si estamos hablando que se están desembarcando 2 mil toneladas estamos apenas en un 20% de lo que se podría pescar de merluza” agregó que “no nos tenemos que olvidar de esto, porque cuando después viene la presión por la pesca de la merluza, nos preguntamos hasta cuándo y muchas veces hemos tenidos presiones superiores a eso, por lo menos en perspectiva de los cupos asignados. 

Lo que es importante recalcar que muchas veces a la merluza, así como ha sido dejada de lado por pescar otras cosas como vieras, langostino cuando no hay otras especies o el valor económico de las otras especies deja de ser una alternativa, todo el mundo vuelve a pescar la merluza. 

Siempre lo veo como uno de los recurso más nobles y entregados que tenemos en la sociedad pesquera nuestra y creo que deberíamos valorizarla muchísimo más desde el punto de vista no solo como una pesca sustentable y responsable de la merluza, sino también tratar de obtener esta pesquería una proyección sustentable en lo económico y en lo social” finalizó.

No hay comentarios