A tres meses del naufragio, no hay lugar en el puerto para recordar al Repunte

Familiares de los tripulantes fallecidos y desaparecidos marcharon otra vez por las calles del puerto hasta la banquina chica. El Directorio del Consorcio rechazó el pedido de pintar un mural recordando al pesquero. Continúa el operativo de búsqueda.

El tercer mes transcurrido desde el naufragio del Repunte volvió a reunir a familiares de los diez desaparecidos al pie del Monumento al Pescador, en 12 de Octubre y Av. De los Trabajadores, quienes marcharon hasta la banquina chica del puerto visibilizando el lema que los aglutina: tratar de que algunas cosas se modifiquen para que no haya “Ningún hundimiento más”.

Esta vez la manifestación arrastraba la polémica con el Consorcio Portuario por la instalación de un mural en la jurisdicción portuaria para recordar al pesquero de Ostramar. Después de haber pedido permiso hace más de un mes, finalmente el Directorio de la administración portuaria rechazó la iniciativa.

“Merlini primero dijo que sí, después pidió las medidas, más tarde quiso saber quién era el autor del mural (Julián Roura) y preguntó detalles del boceto”, contó Gabriela Sánchez, hermana del capitán del Repunte y vocera del grupo, los detalles del trámite. “(Merlini) Me terminó mandando un mensaje diciendo que no estaba autorizado, dejando en claro quién manda en el puerto, que no son otros que los empresarios corruptos”, sentenció.

Desde el Consorcio, Merlini no quiso hacer declaraciones. No solo con REVISTA PUERTO. Pero dejó trascender que la iniciativa no fue aprobada por el Directorio en la reunión del lunes pasado. “Por unanimidad”, aclararon en la dependencia.

Cuesta imaginar la unanimidad de criterios en el Directorio del Consorcio, teniendo en cuenta que Pablo Trueba, secretario General del SIMAPE, gremio que representa a la mayoría de los tripulantes, vivos, fallecidos y desaparecidos del Repunte, integra el cuerpo de Directores.

Lo mismo que Carlos Mezzamico, que representa a la Municipalidad, es decir a todos los marplatenses. Hernán Chale es el otro representante de los trabajadores, en este caso de la Aduana.

¿Ninguno votó a favor de un mural para mantener viva la memoria de diez trabajadores en el acceso a la Terminal 2 y 3 del puerto? Ni siquiera para la tribuna porque la patronal es mayoría. Hubiesen perdido igual, pero conservarían algo de dignidad.

“Está lleno de murales el Puerto, enfrente del despacho de Merlini hay un mural enorme. Pero los murales no es lo que molesta, lo que molesta es la consigna, molesta que sigamos luchando por ‘Ningún Hundimiento Más’”, planteó Sánchez al tiempo que anticipó que “no abandonaremos la lucha ni daremos un paso atrás”.

La marcha se puso en movimiento bajo un cielo celeste y un sol que entibiaba la tarde. A diferencia de las movilizaciones anteriores, esta vez hubo organizaciones sociales que se plegaron a los familiares.  Barrios de Pie aportó manifestantes con banderas y redoblantes. Algunos turistas peregrinos que salían con parsimonia del Centro Comercial y caminaban hacia la banquina chica, aguardaban al pase de los manifestantes para seguir su camino.

Detrás de la bandera argentina que encabeza todas las marchas, atrás había una más amplia que evocaba los 42 barcos que naufragaron o tuvieron algún incidente en alta mar que se cobró la vida de algún trabajador. “En el último año se perdieron la vida de 16 trabajadores”, dijo la viuda de Marcelo Islas. Como después de la primera marcha, dejaron de verse referentes sindicales caminar al lado de los familiares.

“Siempre supimos que la lucha era desigual, que ellos son muy poderosos y nosotros arrancábamos perdiendo. Pero no queremos que esto siga pasando. Nadie del gobierno nos atiende ya el teléfono… piensan que somos operados por la oposición. Nuestro único operador es el dolor y la rabia. Pero que se queden tranquilos porque tampoco recuperarán la tranquilidad. Vamos a seguir marchando y haciendo lo que hay que hacer. No nos vamos a dar por vencidos”, decía Gabriela con lo que le quedaba de voz.

Hijos de tripulantes pintaban el mensaje de “Ningún Hundimiento Más” en el asfalto a medida que avanzaba la marcha, con un stencil flexible que cobraba sentido al cubrirlo con aerosol rojo y amarillo.  En Prefectura y el Consorcio los nombres de las víctimas se escucharon más fuerte. “Nuestros desaparecidos son por obra y acción del Estado”, definió Gabriela que cuando recobró un poco la voz aclaró que pintarán el mural en un Jardín de Infantes. Y también en algún lugar del puerto.

Ayer a la tarde, en la Sagrada Familia hubo una misa en conmemoración de los tripulantes del Repunte, a 90 días del naufragio. Prefectura le solicitó al juez en el fuero Penal, Gustavo Lleral, que lleva la causa del hundimiento en los tribunales de Rawson, dar por concluido el operativo de búsqueda, ya que todos los plazos de protocolo están vencidos.

El magistrado ordenó a la fuerza mantenerlo vigente por pedido expreso de los familiares, aunque se desconoce de qué manera Prefectura lo está llevando a cabo.

Por Roberto Garrone 

No hay comentarios